¿Recuerdan aquellos días en que se registró una escasez de gasolina en varios estados de nuestro país y la Ciudad de México? Pues de acuerdo con un estudio de Greenpeace México, el 80% de los días del 8 al 26 de enero, la contaminación estuvo por debajo de los límites máximos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta es la primera vez que ocurre en 20 años.

Durante ese periodo de tiempo en el que nos quedamos sin gasolina y sin utilizar el carro, se revisaron las concentraciones de contaminantes en 18 estaciones del Sistema de Monitoreo Atmosférico capitalino: se encontró que en esos días disminuyeron notablemente los óxidos de nitrógeno, el monóxido de carbono y material particulado menor a 2.5 y 10 micrómetros.

¿Qué significa?

Durante los días de desabasto, por primera vez en 20 años en la Ciudad de México se respiró aire que cumplió con los estándares de la OMS en casi todos los días (el 80%).

Si comparamos este periodo pero del año pasado, los estándares sólo se cumplieron en el 50% de los días.

Dicho reporte fue elaborado para Greenpeace México por Jorge García Franco, estudiante de doctorado en el departamento de Física de la Universidad de Oxford.

En este sentido, el autor del reporte señala que esto visibiliza los cambios extraordinarios que experimentó la calidad del aire mientras no hubo gasolina, situación que fundamenta la exigencia de Greenpeace (y de otras organizaciones) para mejorar y ampliar la infraestructura de transporte público, principalmente eléctrico y no motorizado.