Pues como el asunto del desabasto nomás no tiene pa’ cuando y, según, la situación ya es crítica en Guanajuato, al menos 70 gasolineras se estarán surtiendo de insumo directamente de compañías de Texas, según informa el mandatario Diego Sinhue.

Tras echarse un rol por Estados Unidos, el gobernador de Guanajuato informó que se está en pláticas para que gasolineras de la entidad que administra sean surtidas por empresas gabachas. Por ejemplo, a partir del miércoles Total (que tiene seis estaciones de servicio en el Estado) comenzará a recibir combustible directo de Texas y, así, más franquicias se saltarán la red de distribución de Pemex.

Acuérdense que Sinhue ha sido de los mandatarios que más al brinco se ha puesto por la estrategia antihuachicol de AMLO… y no porque esté en contra del combate del robo de combustible, sino porque una de las acciones de la estrategia fue el cierre del ducto Salamanca-Irapuato, el cual surte de gasolina (cof, en teoría, cof) a la mayoría de las gasolineras de Guanajuato…

¿Por qué “en teoría? Ahhhhh, pues porque en entrevista radiofónica ofrecida hace unos días, Sinhue señaló que, de ser cierto que gasolinerías de su entidad se surtían de huachicol, la cosa estaría por demás grave: si ahora que apenas reciben entre el 15 y 20% de combustible que usualmente distribuye Pemex en Guanajuato la paraestatal factura más de lo usual… pues entonces eso quiere decir que del total de gasolina que se vendía en la entidad, 80% era ilegal…

Pero bueno, en lo que se combate al huachicol y el abastecimiento se normaliza, el gobernador se aguantó las ganas de decir los nombres de otras empresas que podrían comenzar a surtir de combustible a Guanajuato, esto porque apenas se está en pláticas. Lo único que adelantó es que se trata de empresas que distribuyen el producto por ferrocarril. “Hoy llegó el ferrotanque de Mobil, el miércoles llegan los de Total. Estamos en espera de que se concreten estas 45 gasolineras, más las 19. Estamos a la espera que pronto podamos seguir gestionando más combustible, pero también hacer un llamado a la federación para que pronto se resuelva este desabasto de gasolina”, comentó Sinhue en conferencia de prensa.

Aclarando que su administración no está comprando combustible, sino que nomás está haciendo las gestiones para que las empresas lo puedan adquirir en Texas, Sinhue informó que con esta acción se espera que vuelvan a operar las gasolinerías de la entidad… porque, según los números que maneja, la situación sí está del nabo: apenas opera el 7% del total de 600 estaciones.