En México existe una enorme diversidad de especies animales, de entre todas, la araña es una de las que más vemos cerca de nosotros. Todos hemos visto alguna en nuestros hogares de cualquier tipo (esperemos que no les haya tocado ver una de tamaño gigante) pero qué les parece si les contamos que ahora hay una nueva especie que es originaria del área metropolitana. 

Pues resulta que Investigadores del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) encontraron en el Valle de México una nueva especie de araña violinista. A pesar de que es muy parecida a la gran mayoría, los especialistas se dieron cuenta de que estaban ante un hallazgo histórico. “A simple vista se puede identificar porque su color café oscuro no es llamativo, y a diferencia de otras especies en el país, tiene un patrón dorsal en forma de ‘violín’ muy visible, de ahí su nombre” dijo Alejandro Valdez-Mondragón, académico del instituto.

La Loxosceles tenochtitlan (como la han decidido llamar de cariño) fue encontrada por Valdez-Mondragón junto a las alumnas Claudia Navarro, Karen Solís, Mayra Cortez y Alma Juárez, y es la única nativa de la Ciudad de México, Estado de México y Tlaxcala. Para concluir que era una especie totalmente nueva, los investigadores tuvieron que hacer toda una serie de estudios biológicos que en efecto, salieron positivos. 

Con este hallazgo, mas dos arañas introducidas hace años (Loxosceles reclusa Loxosceles rufescens), México se convierte en el país con la más alta diversidad de especies de este género pues de 140 que existen actualmente, en nuestro territorio contamos con 40, que representan alrededor del 30 por ciento de la diversidad mundial. 

Foto: UNAM

Muy bonita y todo pero, ¿cómo le hago para no toparme con esta arañita?

Si ustedes son como la gran mayoría y no les laten las arañas, la UNAM también emitió algunas recomendaciones para evitar que se nos aparezca. Según los investigadores esta araña violinista podría vivir en nuestras casas si nosotros generamos las condiciones para que estén ahí. Por ejemplo, si contamos con lugares con objetos acumulados y espacios, es mucho más probable que estén cerca. 

Así que lo más importante es mantener nuestros hogares limpios y si llegan a ver alguna recuerden no matarlas, pues lo más probable es que estén en sus hogares resguardándose del frío. Si de plano no quieren que la bella Loxosceles tenochtitlan los visite mientras duermen, ya saben qué hacer.