Durante su gestión, en el sexenio pasado, Génaro García Luna fue conocido por sus montajes telenovelescos en escenas de crimen mientras estaba al frente de la Policía Federal. Ahora la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) documentó ampliamente un montaje que no se conocía.

Según los reportes de la Secretaría de Seguridad Pública, el 28 de abril de 2010, López Granados se dio a la fuga en un punto de revisión a bordo de una camioneta Chrysler que se había reportado como robada. Después de la persecusión, ingresó a una vivienda en Metepec, Edo. de México. A partir de ese momento, se desató un enfrentamiento; como resultado, Osvaldo Aguilar Martínez, el habitante de la casa, resultó muerto después de herir a varios agentes. Ambos fueron clasificados como criminales, y López Granados fue presentado al Ministerio Público.

Sin embargo, la CNDH reportó que esta historia está llena de irregularidades. La evidencia muestra que al menos seis agentes entraron ilegalmente a la casa y asesinaron a Aguilar Martínez con 37 balazos. Al menos 11 de ellos fueron hechos mientras Aguilar hacia maniobras de defensa.

Por otra parte, según el testimonio de López Granados, después del asesinato de Aguilar, los agentes lo obligaron a disparar con una de las armas utilizadas en el asalto a la casa. De acuerdo a ello, la Policía incurrió en un cateo ilegal, en uso excesivo de la fuerza, privación de la vida, detención ilegal y trato indigno.

Según el documento emitido por la CNDH:

“Se acreditaron transgresiones a los derechos a la vida en agravio de V1 [Aguilar Martínez]; a la libertad, integridad física y seguridad personal de V2 [López Granados]. De la misma forma se vulneraron los derechos al trato digno, legalidad, seguridad jurídica, así como a la presunción de inocencia, honor y buen nombre en agravio de V1 y V2”

De acuerdo a López Granados, los policías lo detuvieron porque portaba una “charola” falsa. Ante la detención, él ofreció llevarlos a la casa del “fabricante”. Mientras él espara detenido, escuchó varias detonaciones adentro de la vivienda. Cuando los agentes salieron lo obligaron a cargar una pistola y disparar contra el suelo.

García Luna1

Como consecuencia de este reporte, la CNDH, recomendó al Comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón a reparar los daños. Por supuesto, ésto no es suficiente, aún se espera el castigo a los responsables de estos abusos.

Este hecho no es aislado. Existen suficientes evidencias que durante la administración de Génaro García Luna la desaparecida Secretaría de Seguridad Pública realizó varios montajes y golpes mediáticos armados. En ese sentido, no sorprende el reporte de la CNDH, aunque no deja de ser indignante.

*Vía Reforma