Definitivamente el 2011 no fue el año de Javier Aguirre (bueno, el 2010 tampoco). Lo peor para él es que iniciará el 2012 desempleado, pues hace apenas unas horas el Real Zaragoza de la Primera División española anunció la recesión de contrato del entrenador mexicano.

Termina así la relación que Aguirre inició con este club la temporada pasada, cuando ingresó en sustitución de José Aurelio Gay, salvando del descenso al equipo a pesar de ocupar la última posición durante diez jornadas. Ahora, el Vasco abandona al Zaragoza en el fondo de la tabla… osea, en el mismo lugar que cuando asumió su dirección técnica.

Por medio de un comunicado en su página web, el Zaragoza agradeció al mexicano “la profesionalidad y dedicación mostradas durante el tiempo en el que este ha sido entrenador del equipo. Sin embargo, la situación deportiva que atravesaba el equipo aragonés aconsejaban un cambio urgente de rumbo, por lo que se ha llegado a este acuerdo” , y también le desean “todo tipo de éxitos en su futuro profesional. De la misma forma quiere destacar la actitud caballerosa y ejemplar que Javier Aguirre ha tenido con la entidad durante toda su estancia, digna de mención”.

Ay sí, ahora muy amigos ¿no? Como es costumbre, los clubes despiden a sus entrenadores expresándose de ellos de las mil maravillas. Si algún día tengo un equipo diré ‘lo corrí porque me cae gordo’ y punto, sin más explicaciones ni formalismos.

En fin, 2 victorias, cuatro empates y 10 derrotas marcaron el destino de Javier Aguirre… a quien no sabemos si recomendarle que regrese a México (donde no es muy querido que digamos), se tome unas vacaciones, espere la oportunidad de algún otro equipo en España o Europa (aunque con esta actuación no ha quedado muy bien posicionado que digamos) o de plano se haga una limpia en Catemaco, porque desde hace tiempo no da una.