En la corte federal de Brooklyn, en Nueva York, el juicio en contra del narcotraficante mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán duró tres meses, tiempo en el que la fiscalía presentó 56 testigos, un innumerable bonche de pruebas en su contra, se escucharon declaraciones muy fuertes relacionadas con la corrupción que existe en la política mexicana, sobre ejecuciones a sangre fría, escapes dignos de novela, etc.

Y después de 6 días de complicadas deliberaciones, el jurado finalmente presentó el veredicto final: el Chapo es culpable.

Es importante mencionar que de los 17 cargos originales de los que era acusado, la fiscalía ya sólo buscó probar al final 10: participación en una empresa criminal, conspiración internacional para la distribución de drogas, conspiración para importar cocaína, conspiración para la distribución de cocaína, 4 cargos por distribución de cocaína a nivel internacional, uso de armas de fuego y lavado de dinero con ganancias del narcotráfico.

Foto: Reuters

Al ser encontrado culpable de los 10 cargos, la sentencia implica cadena perpetua, es decir cárcel de por vida.

De acuerdo con los periodistas dentro de la corte, el jurado determinó que solo en el caso de la empresa criminal, la fiscalía logró demostrar 25 de las 27 violaciones de las que era señalado.

¿Y el Chapo como recibió esto?

Se sabe que lucía sorprendido al escuchar los cargos en su contra y cuando el jurado terminó de leer el veredicto, miró a Emma Coronel, quien con lágrimas en los ojos hizo un “pulgar arriba”.

La sentencia será dictada el 25 de junio próximo, pero como lo mencionamos anteriormente, el Chapo se enfrenta a prisión de por vida.

"Seguiremos luchando por el Chapo hasta el final", dice la defensa de Guzmán Loera

Foto: Reuters.

Reportes no confirmados refieren que el Chapo podría cumplir su condena en la prisión de máxima seguridad conocida como Supermax, en Colorado. Esto significa que en la corte pudo haber sido la última vez que vio a Emma Coronel porque en ese lugar están prohibidas las visitas conyugales.