¿Se acuerdan que Trump se benefició de todo el escándalo que provocó la difusión de información confidencial en WikiLeaks, durante la época en que Hillary Clinton era secretaria de Estado de los “yunaites”? Pues ahora resulta que el presidente gringo no se acuerda de nada de esto.

Luego de la detención de Julian Assange, el presidente de Estados Unidos marcó su distancia de la plataforma que fundó éste (o sea, Wikileaks) e hizo como que “la virgen le habla” al ser cuestionado sobre el asunto.

No sé nada sobre Wikileaks. No es asunto mío”, señaló Donald Trump en rueda de prensa ofrecida horas después de que se dio a conocer la detención de Assange (seguida de la petición de extradición a Estados Unidos)… nomás para aclarar, la conferencia con los periodistas fue ofrecida en el marco de la reunión entre el presidente surcoreano Moon Jae-in y Trump, en la Casa Blanca.

¿Neta no sabe nada?

Bueno, entonces en las épocas en las que apenas aspiraba a ser presidente, Donald Trump hizo muy buen uso de eso que conocemos como “subirse al tren del mame”, ya que en medio de la contienda rumbo a la Casa Blanca lanzó la popular frase “I Love WikiLeaks”… y hacía referencia a la plataforma cada que tenía oportunidad.

Pero bueno, tampoco es que el distanciamiento de Trump del caso Wikileaks sea novedad. Aunque como candidato aprovechó el asunto para echarle tierra a Clinton, ya como presidente prefería hacerse güey cuando le mencionaban el tema.

Por ejemplo, en 2017, cuando se le preguntó sobre la situación de Assange en la embajada de Ecuador en Londres, aseguró que él no iba a meter su cuchara en el asunto; además, dijo no apoyar el trabajo de difundir información confidencial que realiza WikiLeaks. “No estoy involucrado en esa decisión. Pero si quieren hacerlo, está bien por mí”, mencionó al ser cuestionado sobre si Estados Unidos tenía la intención de aprehender y extraditar a Assange.

¿Aliado de Trump? La incidencia de Wikileaks en la derrota de Hillary Clinton

Foto: Reuters.

Por si ayer andaban medio distraídos luego de celebrar el campeonato de América en la Copa MX, las autoridades ecuatorianas le retiraron protección diplomática a Julian Assange… y de volada la policía británica procedió a ejecutar su aprehensión. Claro, el gobierno de Estados Unidos no perdió tiempo y dio a conocer sus intenciones de extraditar al australiano.

Las autoridades de Estados Unidos acusan a Assange de conspiración. Según investigaciones, el fundador de Wikileaks recibió de Chelsea Manning archivos clasificados del Pentágono, esto en 2010.