No sólo sucede en Celaya, las extorsiones en contra de empresarios locales se registran en varios puntos de Guanajuato. Tal es el caso de lo que ha pasado en San Miguel de Allende —ciudad considerada como la segunda mejor del mundo y la mejor de México, según los premios World Best Award.

De acuerdo con El Universal, los dueños de cantinas y establecimientos en San Miguel Allende han optado por cerrar sus negocios —cinco en el primer cuadro de la ciudad— ante las extorsiones y el miedo a las represalias.

San-Miguel-de-Allende-extorsiones

Entre las calles del centro de San Miguel de Allende, un vendedor de algodones de azúcar camina en busca de compradores (2019). Foto: Cuartoscuro.

Maletas con droga

Según los testimonios, todo comenzó hace tres semanas, cuando unos sujetos dejaron unas maletas con cocaína y marihuana. Las maletas —además de contener droga— llevaban un par de notas en las cuales se le indicaba a la gente que debía vender la cocaína y marihuana. Y no sólo eso: las personas debían venderlas en un plazo de un mes.

Ante la amenaza, algunos locatarios cerraron sus negocios y no denunciaron los hechos ante las autoridades, por temor a cualquier represalia —como lo que sucedió con los dueños de tortillerías en Celaya.

¿Qué pasó con las maletas? Los pobladores optaron por tirarlas a la basura. Sin embargo, con esta medida no se han desprendido del miedo a las posibles represalias del crimen organizado. Por ende, las personas que trabajaban en los locales cerrados, perdieron su trabajo.

De acuerdo con el reporte de El Universal, el cierre de los locales se registró en las calles de Canal, Hidalgo, Mesones, Insurgentes, Hernández Macías y Relox —zona transitada por turistas nacionales y extranjeros en San Miguel de Allende.

Vale mencionar que la alerta en San Miguel de Allende sólo refuerzan los reportes sobre la incidencia de grupos delictivos en Guanajuato. Como mencionamos, esta semana se registraron ataques en dos tortillerías de Celaya —en uno de estos, tres mujeres fueron asesinadas. Los ataques en Celaya sucedieron tan sólo después de que los empresarios locales denunciaran ante las autoridades las extorsiones a las que eran sometidos.

No se trató de un caso aislado o extraordinario, pues lo reportado en San Miguel Allende refuerza la demanda de la ciudadanía para que las autoridades municipales, estatales y federales garanticen su seguridad.

**Foto de portada: Cuartoscuro.