La escasez de gasolina de las últimas semanas provocó que miles de automovilistas salieran corriendo a las estaciones de carga más cercanas para poder conseguir un poco de combustible y tener una reserva. Sin embargo, no faltaron los listos que a pesar de no contar con un vehículo, se fueron a formar varias horas para poder comprar un poco de gasolina y después venderla más cara a través de internet y otros lugares. Pues bueno, sabemos que todo cae por su propio peso y acá en la CDMX ya cayó el primer sujeto que vendía gasolina ilegalmente. 

Esto ocurrió el pasado 12 de enero en el pueblo de San Miguel Topilejo, alcaldía Tlalpan de la CDMX. Elementos de la Secretaría de Seguridad de la Ciudad se encontraban realizando un recorrido de rutina cuando fueron alertados por oficiales del Centro de Comando y Control (C-2) Sur, que en el cruce de la carretera México Cuernavaca y avenida Cruz Blanca, se había reportado que una persona a bordo de una camioneta de la marca Ford ofreciendo litros de gasolina. 

Por ello los policías acudieron al lugar y comenzaron a cuestionar al dueño de la camioneta. Al realizar una revisión las autoridades encontraron 12 contenedores de 20 litros de capacidad dentro del vehículo que traía el cartel “se vende gasolina”, por lo que el hombre fue puesto a disposición de la Coordinación Territorial de Seguridad Pública y Procuración de Justicia TLP-4, donde se determinará su situación jurídica.

A pesar de la acción de las autoridades, algunos usuarios consideraron que esto no contribuye en nada a la lucha del huachicoleo, y que deberían ir por “peces más gordos”. 

Como bien sabrás la reventa de gasolina es ilegal, así que si conoces a alguien que realice esta práctica y que además lo haga con precios manchados, puedes denunciarlo ante la Profeco para que tomen las cartas correspondientes en el asunto. Por otro lado, hace unos días la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas) señaló que está prohibido que las estaciones de servicio despachen gasolina en recipientes como garrafones de agua, botes de leche, botellas de agua o en bolsas de plástico. 

Y qué bueno, porque la gente así evitará cosas como esto: