Dios salve los discos de la Reina Madre

Vía: El País ¿Te despiertas en medio de la noche con espamos preguntándote por los gustos musicales de la Reina Madre, el Príncipe Carlos o el pequeño Harry? Bien, el fin de la incertidumbre ha llegado.

Vía: El País

¿Te despiertas en medio de la noche con espamos preguntándote por los gustos musicales de la Reina Madre, el Príncipe Carlos o el pequeño Harry?


Bien, el fin de la incertidumbre ha llegado.

La semana pasada, la prensa británica dio a conocer una lista con los más de cien discos propiedad de la Reina Madre, Elizabeth Bowes-Lyon, que se encontraron en su refugio vacacional en el Castillo de Mey, en la costa norte de Escocia. Una colección ecléctica qué, según los especialistas sugiere una excentricidad y una complejidad psicológica como para revisar los libros de historia a nueve años de la muerte de la “más amada”.

Entre las joyas de la colección se encontraron cantos tiroleses interpretados por un vaquero canadiense; La vie en rose, de Edith Piaf; Tito Puente, discursos de guerra de Winston Churchill; algunos musicales tipo Broadway (Oklahoma! y El rey y yo) y una sorprendente copia de Graceland, el disco que Paul Simon grabó en Sudáfrica en 1986 en el que fusionó pop con ritmos africanos y globalizó el concepto world beat.

En sus múltiples viajes por el mundo durante los años sesenta, la Reina también se dejó seducir por sonidos prácticamente desconocidos entonces en Europa. Entre lo más revelador, recuerda su biógrafo oficial, William Shawcross, el interés que mostró por el ska al visitar Jamaica, donde Noël Coward, un amigo de la reina, tenía una casa que la monarca frecuentaba. Según algunas fuentes, la Reina Madre se hizo muy aficionada al ska y al reggae. ¿Algún interprete en particular? “Seguro, Bob Marley“, afirma el mismo Shawcross.

Según los historiadores, la Reina Madre no era particularmente fan de la música pop, cosa que ha sido confirmada con el hallazgo de la colección, salvo algunas excepciones como el éxito de 1967 de la banda de Liverpool The Scaffold llamado Thank u very much.

La canción contiene el verso “Thank you very much for our gracious team” (traducible como “Muchas gracias por nuestro agraciado equipo”), que ella gustaba confundir con “Thank you very much for our gracious queen” (“Muchas gracias por nuestra agraciada reina”). El humor ingles.

Top Relacionadas
:)