Si te gusta el reggaetón, ¿dale? En Sinaloa, al parecer no. Diputados de Morena han planteado la propuesta para modificar la Ley de Educación local y así prohibir las rolas de Daddy Yankee u otro exponente del reggaetón y de paso los narcocorridos en las escuelas de educación básica. ¿La razón? Los mensajes decadentes y la apología del delito no son los mejores para los niños y las niñas sinaloenses, de acuerdo con los legisladores morenistas.

La propuesta corre a cargo de Pedro Alonso Villegas Lobo y Apolinar García Carrera con el objetivo de que las escuelas promuevan el patrimonio cultural de Sinaloa –en vez de los narcocorridos dedicados al Chapo o el perreo— mediante la música, danza, los deportes o desfiles culturales.

El mensaje del reggaetón o los narcocorridos

¿Y luego? Como sabemos, en nuestro país hasta en las ceremonias de primavera o presentaciones de los alumnos, ya es común ver que algunos prefieran entrarle al reggaetón que los bailes folclóricos. Ante este escenario, los diputados locales pretenden regresar a los bailes y canciones tradicionales, en vez de las rolas que “denigran” a los niños y adolescentes, con sus letras sexuales, de odio, discriminación, homofobia y misoginia, según los legisladores.

De acuerdo con su discurso, la bandera tanto de los narcocorridos como del perreo es la promoción de “valores decadentes” y las actividades delictivas —todo esto lo han retomado de un estudio de la Universidad de Helsinki, Finlandia, que vincula el “consumo” del reggaetón con una actitud agresiva, problemas alimentarios, la falta de autoestima, depresión y hasta el consumo de sustancias tóxicas.

ientras en un extremo se celebraba el día internacional de la niña, en el otro un payaso hacia chistes misóginos y machistas. La gente se veía más atraída por el espectáculo del payaso que por la plática que dirigía la oficial de protección a la infancia del Fondo de las Naciones Unidas (UNICEF) México. Como parte de su presentación, el payaso pidio a los niños que bailaran al ritmo de canciones del genero reggaeton.. Foto: Cuartoscuro.

¿Ejemplos? Algunas canciones de reggaetón pueden provocar la baja autoestima en las mujeres y hasta depresión. Eso y que también sean vistas como “objetos sexuales”. En los hombres, el impacto radica en restarle importancia a las figuras de poder como los profesores o padres de familia.

Y si bien no todos los alumnos y alumnas que escuchan este tipo de música reproducen estas conductas, sí existe una relación entre su carácter y el mensaje de las canciones —la manera en que bailan, los movimientos sexuales, que repercuten en su educación y desarrollo—, según los diputados. Así que el siguiente paso es intervenir la legislación local para que las crónicas de narcos o las rimas del reggaetón queden prohibidas.

Vale mencionar que esta no es la primera vez que se intenta regular el reggaetón o los narcocorridos en nuestro país, al menos en festivales escolares. ¿Y en América Latina? En Cuba el reggaetón ya quedó vetado y en Guatemala se suman esfuerzos para hacerlo.

Sin embargo, acá la pregunta que vale la pena hacer es si la prohibición ayuda en el desarrollo cultural y social de los niños, niñas y adolescentes que están rodeados de estos géneros —que forman parte de su contexto sociocultural— y antes de condenar, valdría darles las herramientas para la comprensión  y entendimiento de las letras, el contenido y la música.

**Foto de portada: Cuartoscuro.