En el 2018, Tuffic Miguel Ortega, el exdirector General del Instituto Mexicano del Seguro Social, se tomó muy en serio eso de que la CDMX es una jungla de asfalto y rentó —para ir a trabajar con calmita— una camioneta blindada y todo terreno. Esperen… rentó no es la palabra adecuada. Mejor digámoslo así: el IMSS gastó, de su presupuesto, 1 millón 560 mil pesos en arrendarle la troca a su jefe.

Después de una investigación de Arturo Ángel, reportero de Animal Político, nos enteramos que la chulada de camioneta hasta traía blindaje nivel 5 —de los más altos en el mercado— y era nomás para ir a su oficina en Reforma.

De encima, cacharon que la empresa que rentó la camioneta, de nombre Casanova Vallejo SA de CV, ofrece la misma camioneta en su página de internet con un precio tres veces menor. Eso sí, ahí la ponen sin tremendo blindaje.

Nos echamos un clavado para ver en cuánto te sale la camioneta directo con la agencia y el precio total de la más “fashion” de todos los modelos posibles, te sale en un millón 260 mil pesos. O sea, menos de lo que pagó el IMSS por un año de renta. Además, tienen ahí un modelo muy amable de pagos mensuales que no supera los 17 mil pesos al mes. 

camioneta-chevrolet-sopitas-precio-tahoe

Foto: Captura de pantalla de chevrolet.com.mx

Con esa información —y con lo bien que paga el gobierno— no es de extrañarse que esa misma empresa haya encontrado el mejor hueso posible en este sexenio. De acuerdo a la plataforma Compranet, consultada por Animal Político, Casanova Vallejo SA de CV se llevó más de 13 mil millones de pesos de contratos gubernamentales y el 75% de esos fueron de forma directa, o sea, sin licitación.

El contrato de arrendamiento del tremendo camionetón 4×4, blindado y con capacidad para 7 pasajeros, vencía el 31 de diciembre del 2018 y tenía posibilidades de ser renovado.

Sin embargo, la nueva administración, a cargo de Germán Martínez, ya canceló el contrato y regresó la camioneta a la empresa arrendadora.