Entre las sorpresas, ganadores y anécdotas que nos dejó la entrega del Oscar existe una cinta que si bien durante la gala pudo pasar hasta cierto punto desapercibida, en la vida real, podría hacer historia al ser el detonante para cambiar una de las leyes que más muertes han causado en Pakistán.

Se trata de “A Girl In The River: The Price Of Forgiveness”

de la directora Sharmeen Obaid-Chinoy y que se llevó el Oscar por mejor cortometraje Documental.

En él, se cuenta la historia de Saba Qaiser, una joven de 18 años de edad que se casó sin el permiso de su familia cuando tenía 18 años, por lo que fue brutalmente golpeada por su padre, quién después le disparó en el rostro, la metió en una bolsa y la tiró en un río por “ofender el honor de la familia.”

Y es que los asesinatos de honor, son uno de los puntos más brutales de Pakistán, cobrando anualmente la vida de más de mil mujeres a manos de sus padres o hermanos.

Milagrosamente, la joven logró sobrevivir al ataque de su padre, sin embargo, tras denunciar su caso a la policia, fue obligada por sus parientes a perdonar a su padre ante un tribunal, lo cuál es permitido por una ley pakistaní que contempla que los atacantes puedan salir en libertad si son perdonados por la víctima, toda vez que se trata de un delito que atenta contra el “honor” de las propias familias.

Sin embargo, esto podría cambiar gracias a este documental, el cuál cuenta con el respaldo del Primer Ministro de Pakistán, Nawas Sharif, quién tras ver la película, prometió cambiar la ley para castigar a todos los responsables de cometer los “crímenes de honor”, que son muy frecuentes la región, y cuyos motivos pueden ir desde que las mujeres “falten al honor de su familia por negarse a casarse con el hombre que su familia ha escogido para ellas”, “si dejan que un hombre las mire de más” o “porque fueron violadas”.

A-Girl-In-The-River-Prime-Minister

Por lo pronto, la directora del documental, Sharmeen Obaid-Chinoy, quién también ganó el oscar en el 2012 por su trabajo sobre los ataques con ácido contra mujeres en Pakistán, ha montado una campaña en Avaaz, con el fin de recabar firmas y recordar al Primer Ministro Pakistaní su compromiso para cambiar esta ley, que cuesta la vida a más de mil mujeres al año.