¿Se las quiere aplicar? De nuevo, Donald Trump lanzó las amenazas de los aranceles al acero y aluminio pero con miras a Argentina y Brasil —sí, la nación de su compa llamado el Trump tropical. Desde su cuenta de Twitter, el magnate sentenció a estos países latinoamericanos porque han afectado a la economía de Estados Unidos, según su lógica.

“Brasil y Argentina han estado presidiendo una devaluación masiva de sus divisas. Lo cual no es bueno para nuestros agricultores. Por lo tanto, de manera inmediata, restableceré las tarifas de todo el acero y aluminio que se envíe a Estados Unidos desde esos países”, fue el mensaje que se convirtió en tendencia en redes sociales. ¿Por qué?

Amenaza de aranceles al acero y aluminio 

Por un lado, la noticia sorprendió a la nación brasileña que se ha considerado una aliada de Trump —por aquello de la política económica de Jair Bolsonaro. Luego, están los argumentos que el magnate usó para hablar de la reimposición de aranceles.

De acuerdo con Donald Trump, tanto Brasil como Argentina han devaluado sus monedas, lo que ha ocasionado que la mano de obra y sus productos sean aún más baratos —cosa que no le cae nada bien a los productores norteamericanos.

Para no hacerles largo el cuento: Trump busca contrarrestar la estrategia de la Reserva Federal —que no contempla incrementar los tipos de intereses en la nación. En su lugar, planea endurecer los aranceles al aluminio y acero de Brasil y Argentina para que los productores estadunidenses aventajen la situación.

“La Reserva (Federal) debería actuar ante los países, los cuales hay muchos aprovechan nuestro dólar fuerte al devaluar aún más sus monedas. Esto hace que sea muy difícil para nuestros fabricantes y agricultores exportar sus productos de manera justas. Tarifas más bajas y aflojar”, insistió el mandatario.

Mediante los aranceles, Trump ha prometido proteger la industria y la agricultura ante el montón de importaciones baratas —de esta manera, se crearían más empleos, según el plan de Trump.

Dice Bolsonaro que el Amazonas no es patrimonio de la humanidad ni pulmón del mundo

Foto: Getty Images

Bolsonaro responde

Pa’ pronto, Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, descartó que esta nueva imposición de aranceles no es una represalia en contra de Brasil. El mandatario dijo que le echará un telefonazo al magnate y explicará que Brasil no cuenta con los medios para enfrentar nuevos impuestos. Así que para calmar las aguas, Bolsonaro descartó que esta amenaza sea una realidad. Mientras, en Argentina el presidente Mauricio Macri no ha reaccionado.

**Foto de portada: Getty Images.