El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le ha declarado la guerra a uno de sus principales opositores. No se trata de México ni Australia ni Rusia. El enemigo está en casa, o al menos es lo que piensa el mandatario estadounidense: California, el tercer estado más grande de la nación americana, y sus intenciones por convertirse en un ‘estado santuario’ le están dando dolores de cabeza a la administración del magnate.

El pasado domingo 5 de enero el presidente Trump sostuvo una entrevista con el reportero Bill O’ Reilly, de la cadena Fox News, en la cual amenazó con retirarle los fondos al estado en caso de que continúen con sus intenciones de convertirse en un ‘estado santuario’. Este es un extracto del diálogo que sostuvieron el periodista y el empresario sobre la situación de California:

—Acabo de pasar la semana en California. Como sabe, están votando sobre si deberían convertirse en un estado santuario. Entonces, Estados Unidos y California están en conflicto. ¿Cómo lo ve?

—Bueno, creo que es ridículo. Ciudades santuario, como sabes estoy muy opuesto a las ciudades santuario. Fomentan el crimen, tienen muchos problemas. Tenemos que quitarles el financiamiento, le damos tremendas cantidades de dinero a California… California, de muchas maneras, está fuera de control, como sabes. Obviamente los votantes están de acuerdo, de otra manera no hubieran votado por mí.

—Entonces quitarles el financiamiento es su arma.

—Un arma. No quiero quitarle el financiamiento al estado. No quiero quitarle el financiamiento a nadie. Quiero darles el dinero que necesitan para operar apropiadamente como una ciudad o un estado. Si van a tener ciudades santuario, tal vez tendremos que hacer eso. Ciertamente esa sería un arma, sentenció el presidente Trump.

La cara de Donald Trump

El pasado 31 de agosto, apenas unas horas después de haberse reunido con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, Donald Trump presento su plan de migración en Arizona. En su proyecto de diez puntos especificó que le daría fin a las ciudades santuario “que han provocado tantas muertes innecesarias”. En su discurso, el magnate culpó directamente a estas ciudades por el homicidio de miles de estadounidenses. El político republicano sentenció que las ciudades que no colaboraran con las autoridades federales dejarían de recibir dinero de los contribuyentes.

De acuerdo con una investigación realizada por el diario estadounidense The Washington Post, estos son algunos de los puntos para contrastar las afirmaciones del presidente Donald Trump respecto a las ciudades santuario:

  1. Según cifras del FBI, el crimen en estos sitios es más bajo que en las demás ciudades.
  2. Aunque el estado de California es uno de los más beneficiados con financiamiento federal, también es uno de los que recauda más impuestos. Es más, de acuerdo con las cifras obtenidas por la publicación, California le da más dinero al Gobierno Federal del que recibe.
  3. No se sabe a qué se refiere Trump cuando afirma que California está “fuera de control”: en materia de finanzas y seguridad, dice The Washington Post, el estado tiene estabilidad y lejos de considerarse en crisis.
  4. Trump tendría repelús por California debido a que sus habitantes votaron abrumadoramente en su contra en las elecciones del pasado 8 de noviembre. El político republicano perdió el estado por un margen de cuatro millones de votos.

¿Qué es una ciudad santuario?

Son lugares considerados como “amigables” con los inmigrantes ilegales. Se piensa que en su terreno el trato a los indocumentados es menos discriminatorio que en otras ciudades. Usualmente en estos sitios hay comunidades de inmigrantes, activistas o grupos de la iglesia que ayudan a los que lo necesiten. En estos lugares las autoridades locales han decidido no cooperar con las solicitudes de los agentes federales que exigen retener a los inmigrantes en custodia.

Entre estas ciudades se pueden enlistar a San Diego, Los Ángeles, San Francisco, Miami, Seattle, Houston, Phoenix, Austin, Dallas, Washington D.C., Detroit, Salt Lake City, Minneapolis, Baltimore, Portland (ambas Maine y Oregon), Denver, Nueva York, Chicago y todo el estado de Nueva Jersey.