Nuestro personaje naranja menos favorito, Donald Trump, anunció que luego de reunirse con el presidente de China, Xi Jinping durante la cumbre del G20, Estados Unidos dará un paso atrás en el veto que le impusieron a Huawei, ya que su gobierno permitirá que las compañías de su país puedan volver a vender material a la empresa china. Eso sí, sólo aquellos que no pongan en riesgo la seguridad de las telecomunicaciones americanas.

Foto: Chesnot/Getty Images

A través de una conferencia de prensa, Trump detalló que luego de reunirse con Jinping decidió retomar las negociaciones comerciales con China, por lo cual en Washington ya se tomó la decisión de no imponer más aranceles a las exportaciones del país asiático y que a su vez marca una tregua en la guerra comercial que tienen estas dos potencias mundiales y que durante un buen rato nos trajeron con el “Jesús en la boca”.

El mandatario estadounidense también mencionó que en los próximos días el Departamento de Comercio de Estados Unidos se reunirá para revisar si retira a Huawei de la “lista negra” en la que la tienen desde hace unos meses, la cual dicta cuales son las empresas que no pueden comprar componentes y tecnología a compañías de Estados Unidos sin la aprobación del gobierno, uno de los más grandes dolores de cabeza de Huawei en los últimos meses.

Y es que como recordarán, fue el pasado 19 de mayo cuando Google anunció que rompía sus relaciones (licencia Android) con Huawei, luego de que el Gobierno de Donald Trump incluyera a la compañía china en la lista antes mencionada, todo con el fin de supuestamente proteger las telecomunicaciones de su país ya que acusaron a Huawei de utilizar sus dispositivos y tecnologías para espiar al gobierno y la sociedad de Estados Unidos y hasta de Canadá.

La noticia fue un boom para todos los usuarios de la compañía china, quienes se quedaron a la deriva sobre lo que pasaría posteriormente con sus dispositivos, los cuales ya planeaban sacar su propio sistema operativo o algunas alternativas para no dejar a sus usuarios sin apps.

Sin embargo, si todo marcha bien el problema podría quedar solucionado más pronto de lo que pensamos. “El retorno a las negociaciones es una buena noticia para la comunidad empresarial y ofrece la certidumbre que tanto necesita una relación que se deteriora lentamente”, dijo Jacob Parker, vicepresidente de operaciones de China en el Consejo Empresarial Estados Unidos-China. Ahora que conociendo a Trump y sus arranques, cualquier cosa puede pasar.