La empresa automotriz General Motors (GM), el mayor fabricante de automóviles en Estados Unidos, anunció que invertirá mil millones de dólares en plantas en aquel país. Además, trasladará allá parte de la producción que se realiza en México.

La noticia se da en el marco de las amenazas del presidente electo Donald Trump, quien aseguró que aquellas compañías que “se llevaran los empleos” a otros países, serían gravadas con impuestos. Por el contrario, las que decidieran mantener y crear trabajos en su país serían beneficiados.

La compañía anunció que creará cerca de 7 mil nuevos empleos en territorio estadounidense y que trasladará la producción de ejes para sus camionetas a Michigan, incluyendo las que antes eran realizadas en México. La medida, indica la agencia informativa Reuters, significará sacar 100 puestos de trabajo de nuestro país y llevarlos hacia Estados Unidos.  Los anuncios se suman a los 2 mil 900 millones de dólares en inversiones que GM anunció el año pasado.

El miedo no anda en burro

Apenas el pasado 3 de enero, Donald Trump amenazó con imponer un “gran impuesto fronterizo” a GM por ensamblar parte de sus compactos Chevrolet Cruze en México y ahora la automotriz toma una decisión en este sentido. Después del anuncio, Trump indicó: “con todos los trabajos que estamos trayendo de regreso a Estados Unidos (incluso antes de asumir el cargo), con todas las nuevas plantas de autos regresando a nuestro país y con las reducciones masivas de costos, he negociado en compras militares y más. Creo que la gente está viendo ‘cosas enormes’”.

FOTOS: GETTY IMAGES