Como ya es costumbre, este mandatario se agarró la mañana para auto halagarse y, ya encarrerado, arremeter contra sus detractores. Nahhh, no estamos hablando de AMLO, sino del ya un poco olvidado Donald Trump.

En este episodio, al presidente estadounidense le entró el espíritu de Gordolfo Gelatino y, después de verse al espejo, poco le faltó para quitarse unas cuantas costillas para hacerse unos… bueno, el caso es que tuiteó que nunca en la historia su país había tenido un mandatario tan fregón como él. Así lo hizo, chequen nomás.

“¿Cómo puedes hacer un juicio político a un hombre que es considerado por muchos como el presidente con los dos primeros años más exitosos en la historia, especialmente cuando no ha hecho nada malo y el juicio es por graves delitos y faltas?”

Aunque no sería nada raro que el buen Donald se vea consigo mismo más lambiscón que Videgaray con José Antonio Meade, las expresiones del republicano tienen su razón de ser. Ahí les va…

Pues resulta que ahora que los demócratas son mayoría en el Congreso, no han faltado las voces que piden darle cuello a Trump por medio de un “impeachment” (acá, un juicio político)… sin embargo, la líder de la oposición en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha dicho “pos ¿como pa’ qué?, nomás para hacer corajes”. Claro, no así, sino simple y sencillamente “no vale la pena”.

Pelosi, a quien ganas no le faltan de comerse un pollito con Trump, tiene la boca llena de razón. Aunque en el Congreso la solicitud de impeachment contra el presidente  pasaría más fácil que la propuesta de AMLO para dejar a Yasmín Esquivel como ministra de la SCJN, se toparía con pared en el Senado, donde los demócratas son minoría… entonces, de ahí que Pelosi les “se la dice idem” a sus compañeros de partido.

Sólo que, deformador de la realidad como es, Trump tomó la negativa de Pelosi a hacerle juicio como un reconocimiento: “Aprecio enormemente la declaración de Nancy Pelosi contra el juicio político”, señaló en Twitter… ¿neta cree que Pelosi lo defendió? Nah, si tonto no es y sabe de las verdaderas razones por las que la demócrata no le siguió la corriente a sus compañeros de partido. Pero bueno, para continuar prendiendo a la banda, el mandatario señaló que no hay motivos para enjuiciarlo. “Nunca he hecho nada mal, la economía y el desempleo son los mejores, los militares y veteranos están bien, y muchos otros éxitos”. Enorme.