Fotografía de Handout/Dong-A Ilbo via Getty Images

Donald Trump visitó Corea del Norte por primera vez y se reunió con Kim Jong Un

Más de un año había pasado desde que, en la cumbre de Singapur, Donald Trump y Kim Jong Un se vieron frente a frente. Hace tan sólo unas horas, ambos dirigentes nacionales se reunieron de nuevo en la zona desmilitarizada que existe entre las dos Coreas, ya que debían discutir un tema muy importante. Uno que tenía que ver con el programa nuclear norcoreano.

Después de los saludos y las formalidades, los mandatarios caminaron hacia Corea del Norte, trazando así un momento histórico ya que ningún presidente estadounidense había visitado aquel país antes. El evento fue aún más polémico si se toma en cuenta que estas dos naciones están prácticamente en guerra.

“Estuve de pie sobre el suelo de Corea del Norte, una declaración importante para todos y ¡un gran honor!, escribió Trump.

Con respecto a esta charla, medios como CNN informaron que Trump dijo que los dos gobernantes acordaron reanudar las negociaciones nucleares en las próximas semanas. Hasta ahí todo parece bueno… hasta la parte en que menciona que Corea del Norte no parece querer renunciar completamente a sus reservas de armas de destrucción masiva.

Todo ocurrió un día después de que el presidente de los Estados Unidos enviara una invitación sin precedentes y expresara su voluntad de cruzar la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur, únicamente para tener una reunión a puertas cerradas. Después de aceptar la llamada, Kim elogió a Trump por ser el primer presidente estadounidense en visitar sus tierras, señalando que
“era un acto de valor y decisión”.

REunión entre Donald Trump y Kim Jon Un en la frontera de Corea del Norte y Corea del Sur

Fotografía de Handout/Dong-A Ilbo via Getty Images

“Creo que, al reunirse aquí, dos países que tienen un pasado hostil, estamos mostrando al mundo que tenemos un nuevo presente y que tenemos una reunión positiva en el futuro”, dijo Kim Jong Un.

Según dicen los medios, no parecía haber ningún compromiso nuevo contraído en la reunión de 50 minutos de Trump con Kim, más allá de un acuerdo para reiniciar las conversaciones. Más tarde, el propio Trump dijo que no tenía prisa por librar a Corea del Norte de sus armas nucleares.

Aun así, la reunión y el cruce histórico de la frontera han roto un estancamiento en estas pláticas, ya que Trump abandonó su último encuentro con Kim en Vietnam hace cuatro meses. De cualquier forma, los equipos de negociación comenzarán a reunirse en cuestión de semanas.