Aquí nos tocó vivir

Duarte presenta declaración patrimonial: gana 2,2 mdp… 1,3 mdp más de lo que debería

Para que no luego digan que aplicó "el año de Hidalgo", a meses de soltar el hueso, Javier Duarte presentó su esperada declaración patrimonial.

Para que no luego digan que aplicó “el año de Hidalgo”, a meses de soltar el hueso, Javier Duarte presentó su esperada declaración patrimonial.

¿Sorpresas? Bueno, en un futuro cercano tendrá que justificar muy bien los desvíos de que se le acusa, ya que en estos momentos señaló que “sólo” gana 2 millones 272 mil 054 pesos por año… cosa rara, ya que el portal de transparencia del Gobierno del Estado establece que el sueldo máximo que debería recibir un gober es de 74 mil 938 pesos al mes. Es decir, los ingresos de Duarte deberían ser de 899 mil 256 pesos al año. ¿De dónde o por qué se aumentó el salario un millón 372 mil 744 pesos más?

javier duarte


En lo que respecta a inmuebles, Duarte aseguró que sólo tiene dos casitas: una en Córdoba y otra en Veracruz-puerto, ambas suman un valor de 1,7 millones de pesos… nada que ver con las propiedades que, supuestamente, tiene en el extranjero, las cuales tendrían un valor superior a los 60 melones de pesos y que habría obtenido gracias a un prestanombres.

“No tengo propiedades en el extranjero ni prestanombre, y tampoco bienes inmuebles fuera de la ley. Toda mi vida me he conducido por el lado de la legalidad y la transparencia, mi familia es conocida en la tierra donde me crie, donde nació mi esposa, y no ocultan nada ante la sociedad”.

javier duarte veracruz4

Pero lo anterior no quiere decir que, de vez en cuando, no se haya consentido… después de todo, tanto que se ha rifado en el servicio público debe tener recompensa. Por ello, señaló que, así como en cualquier casa, en la suya hay una bonita pintura decorativa, la cual tiene un valor de 240 mil pesos. Además, tiene en su guardadito joyas y monedas que, en caso de que las quiera llevar al Monte de Piedad, valen por ahí de los 2,5 millones de pesos… eso sí, él no las compró, sino que fue su amada suegra, Jazmín Tubilla Letayf, quien se las “donó”.

Pues ya estuvo, ¿no? Ya con esto se libra de cualquier acusación de enriquecimiento ilícito que se le ha hecho; acusaciones que, para él, son ridículas y fuera de lugar…  sólo con afán electoral. Pero bueno, para eso se responde de “manera clara y contundente”.

*Vía La Jornada
Top Relacionadas
:)