Después de que esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador presentara el Plan Conjunto de Atención a las Instalaciones Estratégicas de Pemex, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) llegaron por la tarde a las instalaciones de la refinería Ingeniero Antonio M. Amor en el municipio de Salamanca, Guanajuato.

Milenio refiere que los elementos se encuentran resguardando las entradas y salidas de la Refinería para evitar el robo de combustible.


De acuerdo con el coordinador General de Comunicación Social de la Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, la intervención del ejército será para refinerías, terminales de almacenamiento, estaciones de rebombeo y en el Centro de Control México. Esta estrategia funcionará para 58 instalaciones que contarán con la presencia de la Secretaría de Marina (Semar) y la Sedena.

En este plan en contra del huachicoleo se contempla que el robo de hidrocarburos sea catalogado como un delito grave y sea castigado desde quienes roban, quienes lo permiten al interior de Pemex y quienes lo compran.


Por la mañana, el presidente informó que con lo que se han robado de combustible en este año alcanzaría para financiar el 40% de una refinería, es decir, que tres años de robo de combustible equivale a una refinería nueva.

 En este sentido, el director general de Pemex, Octavio Romero, informó que a partir del 20 de diciembre se intervino el sistema de monitoreo y control de los ductos de Pemex, por lo que el pasado 22 de diciembre se reportó como el día en que menos combustible se robó.