Miembros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) marchan de la explanada municipal de San Salvador Atenco hacia el Ángel de la Independencia. Más tarde se movilizarán de ahí hacia el Tribunal Superior Agrario para exigir que este organismo atraiga y atienda el juicio que el FPDT inició con la intención de anular los resultados de la sesión de la asamblea ejidal en la que se acordó el cambio de uso de suelo de más de mil hectáreas con el propósito de venderlas al Gobierno Federal para que éste las use en la construcción del nuevo aeropuerto. Aquella asamblea tuvo lugar el 1 de junio.

Los comuneros portan machetes, que es el símbolo de la resistencia de la organización. Cabe recordar que el uso de los terrenos que hubiera ocupado el aeropuerto proyectado por Vicente Fox, así como el de aquellos en los que se construirá el nuevo aeropuerto, es objeto de polémica desde el 2001. Durante aquel año, el Gobierno Federal pretendió adquirir terrenos ejidales por el precio absurdo de 7.50 pesos, frente a las valuaciones de entre 5 y 35 dólares lanzadas por expertos.

Los miembros del FPDT argumentan que en junio de este año, el Gobierno Federal encabezado por Enrique Peña Nieto acordó con un grupo selecto de ejidatarios para dar por cambiado el uso de suelo de más de mil hectáreas de tierra comunal, cuya venta debía ser acordada por el total de los líderes del ejido. Esto último, afirman, no fue el caso.

Ma. Trinidad Ramírez, una de las líderes del FPDT, asegura que en la asamblea se cometieron una serie de irregularidades, como la aceptación de personas que no eran ejidatarios para cumplir con el quórum legal y a los que se les dio derecho al voto; además de que no cumplió con el tramite legal. Tras la asamblea, el Gobierno de la República determinó que aquellos ya eran terrenos federales.

Ésta no es la primera acción que inician en contra de los resultados de aquella asamblea. Antes lograron una medida cautelar para suspender y evitar la venta, pero ésta quedó sin efecto el 8 de septiembre, cuando, tras el anuncio de la construcción del nuevo aeropuerto, un juez tributario la anuló. Más tarde acudieron al Segundo Juzgado de Distrito, donde su demanda de amparo fue aceptada para procesarse.

En la marcha de hoy, los integrantes del FPDT avanzan acompañados de otras organizaciones estudiantiles y obreras.

@plumasatomicas

Vía: La Jornada