El 31 de diciembre de 2015 es la fecha límite para que se lleve a cabo el famoso apagón analógico en nuestro país. La televisión digital, con todas sus ventajas, va a sustituir a las viejas y pesadas teles de antaño.

Esto está bien. Sin embargo, en un país donde más de 50 millones de personas viven en pobreza, el gobierno mexicano se ha visto en la necesidad de obsequiar un montón de nuevos aparatos para que sigamos sintonizando nuestros canales favoritos. Y, aunque ciertamente la entrega hubiera podido hacerse, digamos, después de 7 de junio, o bien, años antes, el gobierno de Enrique Peña Nieto ha decido que lo mejor es hacerlo justo en el primer semestre del año.

El día de ayer, en Chihuahua, familias enteras se formaron desde muy temprano para irse a casa con su nueva televisión. En otros estados del norte ha pasado lo mismo y desde este enero, también se han entregado aparatos en el centro del país. Pero no crean que cualquiera puede hacerse de su tele: antes se debe cumplir un perfil establecido por la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL). De esta manera, 13 millones de persona en estado vulnerable contarán con su nuevo electrodoméstico antes de que termine el año… o las campañas.

Por supuesto, la izquierda y la derecha mexicanas no se han quedado de brazos cruzados. Entre todas los problemas que presenta la entrega de los aparatos (envueltos en cajas con la leyenda del gobierno federal, “Mover a México”), uno es el que más incomoda: que se haga en año electoral y se dé prioridad a los estados que tendrán elecciones para gobernador.

Hasta diciembre de 2014, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) había regalado un millón de televisores. Echando números, restan por ser regalados otros 12 millones antes de diciembre. Originalmente, el programa planteado en 2010, contemplaba una entrega uniforme de aparatos que habría de llevarse a cabo entre 2011 y 2015. ¿Qué pasó?

Además, en el plan original, el gobierno había contemplado la entrega de decodificadores y antenas para poder sintonizar los nuevos canales digitales a través de la viejas televisiones. La razón era simple: “No hay producción suficiente de televisiones que alcance”, señala Mony De Swaan, expresidente de la extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y antiguo encargado del plan para el apagón analógico, en entrevista para El País.

De Swaan indica que, al inicio del programa, los decodificadores eran instalados por empresas contratadas por el gobierno directamente en la casa de los ciudadanos, sin ninguna marca o distinción gubernamental. También denuncia que el gobierno de Peña Nieto ha prometido televisiones inteligentes con conexión a internet, lo que no es el caso, esto sin señalar las dificultades de la mayoría de las familias mexicanas para pagar los servicios que contraería una tele así.

Cada una de las nuevas teles le ha costado al gobierno unos 150 dólares, cuando su precio de mercado es de 340. Sin embargo, el precio de los decodificadores es de 55 dólares. Según la SCT, se optó por la opción de las teles por el ahorro energético. Sin embargo, en palabras de De Swaan, “El gasto en el que se ha incurrido no justifica el ahorro”.

Por lo pronto, Juan Pablo Adame, diputado del PAN, ha expresado “Estamos a favor del apagón analógico, pero estamos en contra de que su uso sea electoral”. Por su parte, la diputada Roxana Luna, del PRD, piensa que las irregularidades del programa son suficientes para sus suspensión, o al menos, para posponerlo: “Lo que estamos proponiendo es que se cambie el calendario de la SCT para garantizar que no se haga mal uso de este reparto y se haga de manera discrecional”.

Según un mito popular, cuando a María Antonieta se le dijo que su pueblo ya no tenía pan para comer, ella contestó “pues que les den pastel”. Esta respuesta absurda ilustraba bien la idea que la monarquía tenía de desarrollo social. Aquello ocurría en vísperas de la revolución francesa. Sin embargo, parece que aquí nos hemos ido a comprar hasta el betún.

@plumasatomicas

Fundé Sopitas como hobby y terminó siendo el trabajo de mis sueños. Emprendedor, amante de la música, los deportes, la comida y tecnología. También comparto rolas, noticias y chisma en programas...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook