El misterio del AF 447

La desaparición del avión de Air France 447 durante su vuelo por el Atlántico ha dado la vuelta al mundo por la poca certeza de lo ocurrido.

20090602elpepiint_1

La desaparición del avión de Air France 447 durante su vuelo por el Atlántico ha dado la vuelta al mundo por la poca certeza de lo ocurrido. Con 228 personas abordo, el avión despegó el lunes en Río de Janeiro con destino a París.

Sin llamada de alerta, ni restos del avión, “es difícil construir una hipótesis” sugieren los expertos del diario español El País. El gobierno francés, que ha declarado que encontrar sobrevivientes de este vuelo es prácticamente imposible, ya ha descartado la posibilidad de un atentado terrorista.


El impacto de la aeronave con uno o varios rayos provocando un fallo eléctrico, también circuló de inmediato, siendo una de las causas presentadas por el propio presidente de Brasil. Sin embargo, Gustavo Barba, miembro del Colegio de Pilotos señaló que esta posibilidad le brindaba a la tripulación la oportunidad de hacer una llamada de auxilio: “A mí me han caído rayos en vuelo y en principio no tiene por qué pasar nada grave. Como siempre sucede, tienen que haberse dado un conjunto de factores que se conjuran para que se produzca un accidente.” En el caso de un fallo eléctrico por un rayo, los generadores auxiliares hubieses entrado en funcionamiento, finalizó.

La zona de convergencia de intertropical, que es donde se encuentran vientos de ambos hemisferios, también pudo haber sometido al aparato a fuertes tubulencias y tormentas, además de un mar violento, no apto para un aterrizaje de emergencia.

Las últimas noticias sobre pistas del accidente incluyen mensajes de textos de los pasajeros a sus familiares y restos del fuselaje flotando cerca de Senegal, vistos por un piloto de la aerolínea brasileña TAM. Por desgracia, estas pruebas han sido interpretadas con cuidado por expertos en el tema. Primero, Mauro Gandra, ex ministro brasileño de Aeronáutica, declaró que según el último contacto de la aeronave, la distancia dificultaba la señal de un celular. Por otro lado, un barco carguero cercano la zona de Senegal no reportó encontrar ningún resto.

Sobra decir que han llovido las dramáticas historias sobre los familiares, amigos y conocidos de los tripulantes de este vuelo, así como su asistencia a los aeropuertos de París y Río para pedir información.

Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)