La jornada del domingo estuvo empañada por un deficiente arbitraje, que desde el viernes, en el Chile vs España, comenzó a verse con la falta de marcación, tristemente a cargo de nuestro amigo Chiquimarco, alías el Chiquidracula.

Tan chafa estuvo que nuestro amigo Joseph Blatter, tuvo que salir a pedir disculpas:

Pero lo que nos hizo recordar aquel odio natural contra los árbitros fue su actuación en el Inglaterra vs Alemania, con el claro gol de Lampard, verificado por las cámara en la portería y vistas por cientos de televidentes durante toda la tarde de ayer, pero desconocido por el álbitro Jorge Larrionda.

Luego, vino el fuera de lugar de Argentina, que tempranamente minimizó los ánimos del Tri.

Por esta razón, el oráculo mundialista nos recuerda tres episodios históricos… cuando los árbitros apestan:

México 1986 / La Mano de Dios. La más famosa mano no marcada en el Estadio Azteca, en cuartos de final. El duelo era entre Argentina e Inglaterra. Maradona fue quien con su puño le dio una tremenda ayuda al balón para marcar un gol a su favor. Ali Bennaceur, de Túnez, fue en ese entonces el árbitro responsable. Argentina resultó Campeón del Mundo.

Inglaterra 1966. La final del Mundial de Inglaterra 1966 estuvo marcada por el favoritismo del árbitro suizo Gottfried Dienst. Empatando con Alemania, el país anfitrión se fue a tiempo complementario donde el alemán Geoff Hurst parecía darle a victoria a la escuadra germana, con un tanto que no fue marcado. En esa ocasión, Inglaterra consiguió el título, que no ha vuelto a repetir desde entonces.

Corea/Japón 2002. El arbitraje favoreció a la escuadra anfitriona, claramente en octavos y cuartos de final. En los primeros, contra Italia, Corea fue apoyada con un penal y la anulación de un gol de Italia, por el juez de línea Byron Moreno. En la antesala de las semifinales, lo mismo ocurrió con España, cuando el árbitro Gamal Mahmoud Ahmed Al-Ghandour anuló uno de los tantos de la escuadra española.