Bien se dice que nadie es profeta en su tierra. Ejemplos sobran alrededor del mundo y particularmente, en el panorama nacional, la frase se encarna en repetidas ocasiones. Caso particular es el de Hocico, un dueto que se abrió camino en el panorama internacional con nada más que su trabajo musical.

A mediados de los 90, dentro de la explosión grunge y los medios vueltos locos buscando al nuevo Nirvana, la “nación alternativa” le dio oportunidad a muchas bandas de, finalmente, expresarse de la manera que querían, sin restricciones, aunque esta misma libertad muchas veces significara aislarse del gran público en pos de la libre expresión artística.

El panorama estaba dominado por escenas ya muy definidas con un público cautivo, sin embargo, los híbridos que se comenzaron a gestar, tuvieron que abrir brecha entre esta marejada de bandas y medios para lograr consolidarse.

Particularmente fue un programa de radio de la estación Rock 101 el que comenzó a darle salida y cabida a estas bandas. Radio Bestia no sólo se encargaba de esparcir por las ondas radiales el trabajo de los grupos emergentes, sino que además se encargaba de organizar tocadas, en el espíritu de la época, en casas particulares o bares amistosos.

La Kermesse Bestia en una cuantas ediciones se convirtió en el evento para llevar a la gente a muchas bandas que para entonces no tenían cabida en una escena particular y que además eran amigos, así que se trataba más de fiestas donde poder tocar con los amigos ya que las bandas se encontraban a la deriva sin tener dónde tocar como The Sweet Leaf, progenitores del stoner rock en México, Mazinger Z, el Comando Groovy, los Sicoticos y los Esquizitos pioneros de un desenfadado “cotorrock”, el 34-D una banda muy punk para los metaleros y muy pesada para los punks, los pre-Lost Acapulco que entonces se llamaban los Bombatomix, la Sekta Core iba comenzando a forjar la próxima explosión del ska, los veteranos Gatos que ya llevaban un buen rato subsistiendo en el underground punk tocando rockabilly. Y también la música electrónica tuvo cabida en estos shows con magníficos exponentes como La Concepción de la Luna, Cenobita y los muy jóvenes Hocico.

Hocico-3

Aunque ya había antecedentes en México respecto a la electrónica con destacados exponentes como Casino Shangai, LLT, Década 2, Deus Ex Machina, Sourcerx y Oxomaxoma entre otras, ninguna de estas bandas lograba explotar su potencial artístico y comercial, en parte debido a los limitados recursos tecnológicos que se podían conseguir en el país para ejecutar esta música, y en parte porque la escena electro-obscura apenas se iba desarrollando. No mucha gente era fan de bandas como Skinny Puppy, Leaether Strip, Ministry o Nitzer Ebb.

Racso Agroyam y Erk Aircrag dos primos que gustaban de estos sonidos, decidieron formar su propia banda con los elementos que tenían a su alcance. Así, comenzaron como todos a grabar demos con sonidos generados por un primitivo teclado Casio y generar conciertos hasta que poco a poco se fueron haciendo de cierta reputación y cautivar a un buen puñado de seguidores, por lo que lograron firmar un contrato con la desaparecida disquera Opción Sónica quienes lanzaron dos CDs de la banda. Su primer álbum Odio Bajo El Alma tuvo gran aceptación de los medios especializados extranjeros de países como Bélgica, España, Eslovaquia, pero principalmente en Alemania, cuna de importantes movimientos electrónicos como el Krautrock y sus derivados. Hocico apostó todo por la internacionalización ya que en México el panorama comenzaba a cerrarse para ellos debido a la creciente explosión del ska, el surf y los grupos “alternativos”.

hocico-amphi-festival-2011-191

Así que deciden mudarse a Alemania donde realmente comienzan a crecer a pasos agigantados y a consolidarse como una de las mejores bandas de la escena electro-obscura a nivel internacional. La agresión y la sordidez de sus letras en inglés y en español, aunado al origen mexicano de sus integrantes, pronto se convirtieron en elementos muy atractivos para la escena alemana quienes pronto los encumbraron como sus máximos exponentes, dando conciertos por prácticamente todo el mundo al lado de las mejores bandas de la escena y otros géneros.

Es así como Hocico llega en este 2014 a 20 años de trayectoria de hacer que hierva la sangre, de proferir agresiones y momentos de triste melancolía. El próximo 25 de Octubre harán una gran celebración en el José Cuervo Salón con los fans que los vieron nacer y crecer en México, acompañados de Agonoize, Miss Construction, Xotox y Hardwire.

FB: IvanNieblas

hocico