Después de anunciarse que para el Mundial de Brasil 2014 todos los jugadores tendrán pasaporte biológico, el mundo del tenis no piensa quedarse fuera, por lo que la Agencia Mundial Antidopaje, comentó que los tenistas tendrán que hacer este trámite, ¡a chaleco!

El pasaporte biológico es un documento que contiene los resultados de las pruebas realizadas y en donde se pueden detectar cambios o alteraciones que podrían suponer que anden en malos pasos. “La aplicación del pasaporte biológico es un paso importante para el tenis ya que nos proporciona una gran herramienta en la lucha contra el dopaje en nuestro deporte, dijo Francesco Ricci Bitti, presidente de la Federación Internacional de Tenis (ITF).

La ATP y la WTA, así como los cuarto Grand Slams (Australia, Roland Garros, Wimbledon y el US Open) dijeron que no tienen ninguna bronca con acatar las ordenes que se les dan, después de haberse reunido en Nueva York, para dar a conocer esta nueva iniciativa.

Cabe destacar que el deporte blanco es el cuarto deporte que hace esto, después del ciclismo, el atletismo y el futbol, que lo hará provisionalmente.

Varios tenistas han manifestado su temor por el descenso de los controles de dopaje, ya que en los últimos años no han recurrido a rigurosas revisiones. De los 2.185 controles que se hicieron el año pasado, 187 (8,5%) fueron test sanguíneos y sólo 63 (2,8%) tuvieron lugar fuera de competición.

Al parecer el deporte élite no se salva de todo esto, y aunque ningún caso ha sido revelado, prefieren llevarla tranquila y revisar a sus jugadores con la mejor calidad posible.