Esta mañana durante la conferencia mañanera, la jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Margarita Ríos-Fajart, informó que hasta el 16 de junio del presente año se han detectado a ocho mil 204 empresas que facturaron operaciones simuladas.

Esto se traduce en una pérdida para el fisco de 354 mil millones de pesos, cantidad equivalente al 1.4% del Producto Interno Bruto (PIB) de todo el país.

Resulta que de 2014 a 2019, se emitieron 8 millones 827 mil facturas falsas.

Para variar, la funcionaria informó que se han detectado a funcionarios de la Secretaría de Hacienda que estarían involucrados en la generación de facturas falsas, mismos que ya fueron retirados de sus cargos y no trabajan más en el SAT.

La mayoría de operaciones inexistentes fueron creadas en 2017 y en la Ciudad de México, seguido por Jalisco y Nuevo León.

Afirmó que la actual administración se encuentra diseñando un plan para terminar con el problema de los “factureros”, contra quienes ya se presentaron 23 denuncias penales a partir de junio.