Pues ya si tu gente te considera el peor presidente que ha tenido Estados Unidos en más de 60 años, conviene relajarte y tomar las cosas como si estuvieras en una de esas películas locochonas tipo American Pie

Por ello durante la última visita que Obama hizo a Denver, se le vio más cotorrón que de costumbre… y todo inició cuando en un bar, una persona se acercó al mandatario y le ofreció un “toque”… Como no es muy común tener la oportunidad de ofrecerle yerba uno de los hombres más poderosos del mundo, el hecho se documentó como es debido:

Sabrosa combinación: Obama, quien ya admitió alguna vez haberle “jalado las patas al diablo” -claro, cuando era joven- en uno de los estados de la Unión Americana en donde ya es legal el consumo recreativo de la mota. Pero mejor, una cervecita.

obama hickenlooper-denver

Antes, cuando la caravana del presidente pasó por diferentes puntos de Denver en los que ya es posible conseguir mois, se podía ver a personas con cárteles que decían: “Marihuana gratis para Obama” y demás ofertas para comprobar las técnicas que perfeccionó durante sus años de secundaria como miembro activo de grupos pro marihuana. “Tomé malas decisiones”, recientemente declaró Obama respecto a aquellos años.

Más tarde, después de echarse unas cervezas y un billar con el gobernador de Colorado –ya desfajado y sin corbata- Obama dio una caminata por las calles, sólo para toparse con gente igual o más cábula que él, uno de ellos con máscara de caballo.

Para terminar con su Magical Mistery Tour, Obama posó junto a un gorila… esto después de dar algunos consejos para la vida a un niño de 10 años, comer pizza y modelar para una mueblería.   obama denver

Después de este “toque”  de diversión, Obama regresó a la cruda realidad, ya que se reunió con el gobernador de Texas, Rick Perry, para hablar sobre la crisis migratoria que se vive en la frontera… Pero aun así, se ve que le quedaron rastros de su paso por Denver.

@plumasatomicas

*Vía Daily Dot, CNN