En oriente también protestan con cómics

La representación gráfica ha sido uno de los medios más utilizados por los artistas a la hora de mostrar los problemas con su sociedad, su gobierno, etcétera.

En la modernidad tenemos casos como los cartones políticos, las historietas, las novelas gráficas y demás expresiones de este tipo, que tratan de poner en perspectiva los temas políticos, sociales y filosóficos. De esta manera sus creadores promueven la reflexión entre sus espectadores.

Si hablamos de casos contemporáneos está el del escritor Alan Moore, y el artista Dave Gibbons con Watchmen  o V de Vendetta del mismo autor y el ilustrador David Lloyd.

vendettacomicwatchmen

Pero en oriente, actualmente, la puerta a la crítica a partir de la representación gráfica es abierta por Persépolis.

Persépolis es una novela gráfica en blanco y negro en forma de autobiografía escrita por Marjane Satrapi (Irán 1969). En ella muestra cómo es crecer en un régimen fundamentalista islámico, el cual empujará a la protagonista a salirse de su país. La historia de sus antepasados, la de su familia, que se opone activamente al gobierno del Sha, la diferencia de las clases sociales y la marginación de la protagonista, son algunas de las vetas por las que comienza la novela gráfica que consta de cuatro tomos.

comic-persepolispersepolis

Otro caso es el de Mana Neyestani, el cual dibujó en el 2006 una conversación entre un niño y una cucaracha en el suplemento infantil de un semanario iraní. ¿Cuál es el problema con esto? El problema fue que la cucaracha utiliza una palabra en azerí, lengua de un pueblo turco que se ubica al norte de Irán y que es oprimido por el gobierno central.

Neyestani y el editor de la revista fueron enviados a prisión (a la Prisión 209, una sección no oficial de la prisión Evin).

Mientras que los dos hombres sufrieron el encierro y los interrogatorios, los azeríes protestaron contra el gobierno iraní, hasta que las autoridades dieron la orden de disparar a los manifestantes. Para las autoridades todo fue culpa del dibujante.

Después de que dejan salir a Neyestani, éste decide dejar Irán con su familia y comienza su viaje por los Emiratos Árabes Unidos, Turquía y China, pasa por Malasia y en el 2010 llega a París. De todo lo que le sucedió nace su inspiración de corte kafkiano para sacar su libro Una metamorfosis iraní. En el cual refleja la mecánica represiva, cínica, arbitraria y absurda del régimen de Irán.

Iranian-Metamorphosis-Part-1-1

En otra obra, El paraíso de Zahra, los autores optaron por utilizar pseudónimos: Amir y Khalil. Ambos retratan la historia de un joven que desaparece en las manifestaciones en Teherán (capital de Irán) las cuales fueron realizadas en contra del fraude en la elección del 2009.

De este modo su madre y su hermano comienzan una búsqueda desesperada que los llevará al infierno burocrático de un régimen corrupto (un infierno muy parecido al que padecen nuestros compatriotas a la hora de buscar a sus familiares «desaparecidos»). Además tiene que demostrar algo que su gobierno no reconoce: hay presos en prisiones gubernamentales cuyos derechos humanos se violan a diario.

protesta oriental el paraíso de zaharazahra

Por otro lado, el chino Li Kunwu con su obra Los pies vendados, muestra la triste realidad, no sólo de la sociedad china imperial, sino de las injusticias que se sufren bajo el régimen comunista.

En su obra muestra la historia de una joven llamada Chunxiu la cual debe vendarse los pies para que estos no crezcan y así ser estéticamente atractiva y poder estar en posiciones privilegiadas (unos buenos «pies de loto» tenían una longitud de 7 centímetros y medio). No obstante la tortura física que esto supone, al caer el régimen imperial y comenzar el comunista, la joven sufre el rechazo y la presión que supone la nueva sociedad que ve con malos ojos los viejos hábitos de la China imperial.

los pies vendadoslos-pies-vendadoschina comic protesta

Algo interesante (y no digo que no existan casos contrarios) es que en oriente se valen del relato para hacer su crítica, su protesta. El testimonio de un caso en particular le pone cara a los miles de casos parecidos creando una conciencia de lo que pasa en los regímenes orientales. En cambio, tanto Watchmen como V de Vendetta recurren a la ciencia ficción. Recordemos que tanto la ciencia ficción como la fantasía han sido utilizadas en la literatura como crítica social y política desde sus comienzos con autores tales como Julio Verne, G. Wells,  Ray Bradbury, G. Orwell o Aldous Huxley.

La ciencia ficción, en todo caso, ayuda a exagerar los rasgos de su propia sociedad que, vistos desde la cotidianidad, no parecen tan criticables. También es interesante que el soporte sea gráfico y no sólo texto escrito, lo cual no le resta importancia, complejidad y dinamismo ni a la literatura meramente textual, ni a las novelas gráficas o a las historietas, sino que enseña que sólo son medios distintos que enriquecen la crítica social y la protesta política.

En el caso de México tenemos nuestra propios moneros (dibujantes) y artistas gráficos. Sería interesante ver de qué medios se valen para hacer sus críticas. Aunque es malo generalizar, pues así como hay occidentales que utilizan la ciencia ficción o la fantasía para hacer críticas, también existen los que prefieren el relato, el testimonio y el caso «realista», o la misma sátira (de igual manera sucede en el lado oriental).

Lo interesante radica en apreciar estos «otros» medios que, no sólo responden a una propuesta estética, es decir, no sólo nos muestran dibujos «padres» o el desarrollo de las propuestas gráficas, sino que tienen una profundidad narrativa que ilustra diferentes puntos de vista.

Si podemos apreciar los medios que emplean un sostén gráfico en todo su esplendor, veremos lo importantes que son tanto estéticamente como políticamente y literariamente.

 @Filosofastrillo

***Vía El País