Regresa fe en la humanidad… Mientras que muchos ni viendo cuando a alguien se le cae su boleto de metro lo devuelven,  un niño de sólo 12 años de edad realizó una acción que deberían imitar muchos políticos…y varios ciudadanos: no quedarse con lo que no es suyo y actuar bien sin esperar recompensa por ello.

En febrero, Josh Brown subió al tren de Birmingham, Inglaterra, y ahí se encontró con un iPhone. Lo guardó por un tiempo, para ver si alguien lo reclamaba y así sucedió. La madre de Shaunnah Hickinbottom, nombre de la joven de 16 años que perdió el aparato, llamó al número y al tener respuesta pidió su devolución, para su asombro, no hubo negativa:

“Mi hija dejó su teléfono en el tren. Llamé al número y una persona atendió. Dijo que podía dejar el celular en la taquilla de la estación. Le respondí que me diera su dirección para enviarle 20 libras de agradecimiento”, narra Michelle, madre de Shaunnah.

Al ir por el aparato al lugar convenido, Michelle encontró el iPhone y una nota escrita en un papel, pero en lugar de la dirección para enviar su monetario agradecimiento, halló escrito lo siguiente:

“No se preocupe por el dinero, sólo haga algo bueno por alguien, Josh”.

nota iphone1

Como tal acción no se podía quedar nomás así, la mamá de la joven inició una campaña en Facebook para conseguir encontrar el paradero del autor de la nota: “compartan este post y si él (Josh) estuviera leyendo o alguien que lo conozca, díganle que yo y mi hija estamos inmensamente agradecidas y que es una persona adorable”.

Como las buenas acciones y las mentadas rápido se conocen, los padres de Josh se enteraron de lo que hizo su hijo y entraron en contacto: “No podemos creer todos esos comentarios encantadores, Josh está muy agradecido (…) Estamos orgullosos de él, pero simplemente hizo lo correcto”.

Por su parte, el menor que efímeramente se ha convertido en una celebridad local, comentó a The Mirror que su padre siempre le dice y ya que si un día perdiera su celular, seguramente lo querría que se lo devolvieran… pues que haga lo mismo.

Historia sencilla, pero ¿a cuántos que hacen lo que el niño conocen?

*Vía The Mirror