En Rusia se encontró una mini ciudad subterránea debajo de un antiguo mercado en Cherkizovsky de Moscú.

Aproximadamente 200 inmigrantes ilegales asiáticos eran esclavizados debajo de un mercado, utilizándolos para realizar trabajos textiles.

ciudad

Y para que no tuvieran que salir a ventilarse, el complejo urbano, contaba con mesas de trabajo y habitaciones en las que vivían apretujados como roedores; además para su tiempo de dispersión, contaban con un café, un casino y un cine. ¡Ah sí! también tenían un gallinero.

casino

Moscú atrae a millones de inmigrantes de las ex repúblicas soviéticas de Asia Central, que se quedaron en la pobreza después de la desintegración de la URSS en 1991. Tayikistán, Uzbekistán y Kirguistán son algunos de los países más pobres de la región, y muchos dependen de las remesas que estas personas envían a casa desde su trabajo en el extranjero. Se emplean a menudo en trabajos mal pagados, como la limpieza de calles y la construcción, y a menudo son víctimas de malas condiciones de vida, redadas policiales y los ataques discriminatorio de nacionalistas rusos.

cafe

Un informe reciente de Human Rights Watch puso en evidencia los malos tratos hacia los migrantes, se detalla que son sometidos a largas horas de trabajo, malas condiciones de vida y en algunos casos, no se les paga un centavo. Los migrantes son “generalmente pobres, al no hablar ruso tienen poco contacto con la sociedad civil y por ende, con personas que puedan asistirlos. La situación ilegal en la que se encuentra los hace vulnerables para la explotación.

¿Recuerdan este intro de los Simpson hecho por Banksy? La ficción se vuelve realidad:

Poniéndonos serios, es inconcebible que en pleno siglo XXI existan condiciones de esclavitud, infrahumanas y denigrantes como ésta.

Vía: Euronews