Ya sabemos que las abejas no son insectos con los que te quieres meter y menos cuando están enojadas, pero cuando eres un ladrón que se mete con abejas, bueno, tú te lo buscaste.

Fue justo lo que pasó en algún pueblito de Inglaterra donde se cultivan abejas, pues nuestro amigo Brian Holdcroft estuvo a punto de ser víctima de un crimen, pero los insectos intercedieron.

Todo ocurrió por la noche cuando algunos malandrines decidieron que era hora de robar la poderosa colmena de Brian. Ese era el plan.

A la mañana siguiente, Brian paseaba a su perro cuando muy sacado de onda, notó que sus abejas estaba en un campo vecino.

Tras la investigación pertinente llegaron a la conclusión de que sus insectos intentaron ser robados, pero que atacaron fuertemente a sus agresores quienes recibieron cientos de picaduras.

Qué bueno.

Vía Mirror

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook