Foto: Cuartoscuro.

¡Uno de tantos! “No hay privilegios, ni excepciones”, responde el SAT a Enrique Guzmán por congelamiento de cuentas

Después de enterarnos de las condonaciones y cancelaciones del SAT (Servicio de Administración Tributaria) en los sexenios de EPN y Felipe Calderón, esta dependencia gubernamental intenta desmarcarse de los paros fiscales —o al menos así se la aplicó al rocanrollero Enrique Guzmán. ¿Pos qué pasó?

El pasado 5 de noviembre, el intérprete de “Payasito” publicó en su cuenta de Twitter un mensaje para el SAT. El propósito era que el Servicio de Administración Tributaria le explicara por qué rayos estaban congeladas sus cuentas. Algo más o menos así:

Estoy solicitando públicamente al SAT que me notifique si existe alguna omisión en mi declaración que ha provocado el congelamiento de mis cuentas para resolverlo inmediatamente”.

La respuesta del SAT

Pa’ pronto —un día después del mensaje de Enrique Guzmán—, el SAT dio dos razones por las que el exlíder de Los Teen Tops nomás no tiene acceso a sus cuentas:

La obligación que tiene el SAT para hacer que todos los mexicanos cumplan con sus impuestos, “sin privilegios ni excepciones”.

En el caso específico de Enrique Guzmán, el cantante tiene un par de adeudos “en los cuales ha hecho valer los medios de defensa que tiene a su alcance en estos años pero que han resultado favorables para la autoridad fiscal.

comunicado-sat-enrique-guzmán

Con relación a la información que ha hecho pública Enrique Guzmán referente a su situación fiscal, se informa lo siguiente.

Es decir, Enrique Guzmán ha presentado los necesarios recursos para ver de que manera enfrenta esos adeudos. Pero en este proceso, todo ha salido a favor del SAT. ¿Y luego?

Como el SAT necesita recuperar el monto de los adeudos, llevó a cabo un par de procedimientos —como se supone fue el congelamiento de las cuentas del artista. Así lo explicó la dependencia a cargo de Margarita Ríos:

“El SAT es contundente en llevar a cabo los procedimientos legales establecidos en las disposiciones fiscales para recuperar el monto de dichos adeudos, si no lo hiciera de esa forma, implicaría una desobediencia al mandato del Artículo 31 constitucional, en agravio de todos los contribuyentes cumplidos“.

¡Zas! ¿Y ahora? Que Enrique Guzmán le llame al contador de Yeidckol Polevnsky para arreglar de volada esta situación y acceder a sus recursos, dirían algunos personajes de la polaca mexicana. En lo que se resuelve este rollo fiscal, acá dejamos una canción sesentera del buen Enrique.