Ya ven cómo la mota sí genera paranoia… y quien sabe si esta idea tiene que ver con lo siguiente, pero el caso es que poco a poco se derrumba la alerta de Vicente Fox, la cual hizo que AMLO le restituyera cuidado militar a él y al expresidente Felipe Calderón.

De acuerdo con Reforma, el supuesto comando que quiso meterse al rancho de Vicente Fox resultó ser un ñoño cazatesoros que lo único que quería era desenterrar un baúl escondido. Esta información la publica el diario capitalino, basado en testimonio de familiares y vecinos del rancho del amo del humor involuntario (osease, Chente Faaax).

Foto: Milenio

Recordemos que el sábado por la mañana, lo primero que hizo el expresidente más botudo que tiene México fue escribir en Twitter que un supuesto comando armado quiso ingresar a su casa… nomás que como tocaron y nadie les abrió, pues decidieron irse… bueno, quién sabe si eso ocurrió, lo que sí, es que el de Guanajuato advirtió que si algo llegaba a pasarle a él o a Martita Sahagún, pobre de AMLO…

Ante tan contundente amenaza, el presidente Andrés Manuel López Obrador no tuvo de otra que restituir la seguridad del expresidente Fox, misma que se le había retirado como parte de una de las principales promesas de campaña del de Tabasco… “uhhhh, pa’ eso me gustabas… a mí ya me asaltaron un buen de veces y me tienen amenazado si denuncio y nadie me pone seguridad especial”, fueron los reclamos que se dejaron caer en redes sociales ante la decisión de AMLO… que, para más molestia del respetable, también abarcó al expresidente Felipe Calderón.

En fin, después de la ciberdenuncia de Vicente Fox se dio a conocer que el supuesto comando se trató en realidad de los escoltas de una pareja de novios que celebraron su boda en las inmediaciones del rancho del expresidente. Ante el quemón, el guanajuatense aclaró que fueron dos eventos: uno en la mañana y otro en la nochecita… y efectivamente, este último fue el de los escoltas de los novios, por ése no había bronca, sino por el de la mañana es por el que hasta acudió al Ministerio Público…

En fin, pues después de ese sábado tan agitado, ahora resulta que el caso de la mañana se trató de un inocente cazafortunas… quien habría acudido al rancho del expresidente alrededor de las 12:00 horas: “la persona (…) pidió hablar con el jardinero y después con una cocinera, argumentando que eran sus conocidos; sin embargo, al salir a la puerta ambos lo negaron. Fue entonces cuando el hombre exigió entrar al rancho para desenterrar un baúl escondido en el ‘castillo del señor Fox’”.

No les digo, ya no fumen de esa ma%&/re. Por cierto, según los testimonios el supuesto cazafortunas mostró un arma e incluso exigió al jardinero tirarse al piso… nomás que cuando vio que su acción causó el desmayo de la cocinera, prefirió retirarse del lugar.