Todavía sin conocerse las causas de esta tragedia, los medios internacionales se han volcado sobre lo ocurrido en Lagos, Nigeria, donde una escuela se derrumbó, dejando bajo sus restos a por lo menos un centenar de niños.

De acuerdo con las primeras informaciones, el colapso del edificio se registró alrededor de las 10:20 am (hora local). En el lugar ya se encuentran equipos especializados y una multitud de voluntarios realizando labores de rescate.

Según reporta CNN, las aulas no ocupaban la totalidad del edificio. De hecho, la escuela era albergada en el último piso del inmueble ubicado en Lagos, capital comercial de Nigeria y señalada como una de las urbes más habitadas del país africano.

Hasta el momento se desconoce el número de víctimas y heridos, así como cuáles fueron las causas del desplome del edificio. “Las operaciones de socorro de la Unidad de Rescate del Estado de Lagos están en marcha en un edificio que ha colapsado en el área de Lagiaji, en la isla de Lagos”, es lo único que ha informado el gobierno de Nigeria.

Citando a un testigo de los hechos, El País señala que ya se ha conseguido el rescate de algunos niños. Sin embargo, no se ha establecido si fueron sacados con vida de los escombros. “Es terrible. Los padres están llorando”, comentó el testigo de la tragedia.

Lo que resulta destacable de este lamentable hecho, son las multitudes que rápidamente se han agolpado en el lugar de la catástrofe para intentar ayudar. “Cientos de personas se reunieron en el sitio, en la isla de Lagos, llorando cuando los niños fueron sacados de los escombros y llevados en ambulancia a un hospital cercano”, reporta The New York Times.