Esta semana el Pentágono admitió que Abu Omar al Shishani, uno de los líderes operativos del Estado Islámico no murió en el ataque aéreo que Estados Unidos hizo a Siria el 4 de Marzo, como lo habían informado, sino que murió este miércoles en combate en la ciudad iraquí de Shirqat, al sur de Mosul.

Esta vez la noticia fue confirmada por Al Maq

, la agencia que ISIS utiliza para enviar noticias y la misma que usó para desmentir la muerte de uno de sus dirigentes el pasado marzo. Por otra parte Peter Cook, portavoz del Pentágono, dijo a la prensa este jueves que aunque Al Maq había informado sobre la muerte de Abu Omar al-Shishani, él no estaba “en condiciones de confirmar esta información”.

Cook también aclaró que todo apuntaba a que Tarján Batirashvili, su nombre real, había muerto en marzo y que por eso lo habían anunciado. “Creíamos que la evaluación de marzo era correcta, pero recibimos información (muy reciente) de que aún estaba vivo”, dijo Cook, caracterizando esto como “información muy reciente” y negó que el Pentágono hubiera ocultado información.

Abu Omar Al Shishani, también conocido como “el checheno” era uno de los hombres de ISIS más buscados por Estados Unidos, ofreciendo cinco millones de dólares a quien diera información que ayudara a eliminarlo y fue dado por muerto hasta tres veces.

Abu Omar al Shishani, era jefe de una columna de milicianos procedentes del Cáucaso, pero se volvió tan popular que llegó a convertirse en un personaje mediático por lo que el gobierno estadounidense lo calificó como el “ministro de la guerra” del Estado Islámico, señalándolo como objetivo.

Shirqat, donde Al Maq informó que había muerto Al Shishani, se encuentra a 250 kilómetros al norte de Bagdad y ha sido rodeada por las tropas del gobierno iraquí en su avance hacia Mosul, segunda ciudad de Iraq y capital del Estado Islámico.