¡Qué buena relación! Mientras el mundo laboral batallaba contra el mal del puerco, las autoridades de Estados Unidos le soltaron un balde de agua fría a sus vecinos del sur. Este lunes, 8 de julio, los gabachos anunciaron nuevos aranceles al acero que proviene de México. Oops. 

El anuncio de los muchachos de Donald Trump que le atoró la comida a los mexicanos hizo ruido gracias a un tuitazo veloz de la Agence France-Presse (AFP).

De acuerdo con el comunicado enviado por el Departamento de Comercio de Estados Unidos, en las investigaciones no solo embarraron a México en los nuevos aranceles al acero. En el anuncio, las autoridades gabachas aseguran que, después del análisis, sus determinaciones “preliminares” que están dirigidas contra Canadá, China y nuestro país.

Al final del día, la administración de Trump se encargará de instruirle a todas las autoridades que cobren depósitos —en efectivo— a todos los importadores de acero proveniente de China y México.

Como lo mencionan en su comunicado, el caso mexicano es muy similar a la situación China —dos de las piñatas favoritas de Trump— pues el Departamento de Comercio descubrió que los exportadores recibieron subsidios injustos dentro de la economía local… claro, cada uno a diferentes magnitudes.

Este anuncio llega casi un mes después de que el propio Donald Trump cancelara los impuestos arancelarios contra el acero mexicano y apenas unos días de que le bajara a su amenaza de imponerle tarifas a todos los productos que llegan a Estados Unidos desde nuestro país. Eso sí, el reciente anuncio del Departamento de Comercio es todavía preliminar y está enfocado únicamente en el acero considerado “estructural”.