El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS por sus siglas en inglés) tiene actualmente informantes pagados y encubiertos dentro de la caravana migrante que se encuentra llegando a la frontera de México con California. Además, se han infiltrado en los grupos de WhatsApp que los centroamericanos utilizan para comunicarse durante el viaje. Así lo refieren funcionarios del DHS que fueron citados por NBC News. 

De acuerdo con esta información, los trabajos de inteligencia de este departamento se complementan con los informes del personal que se encuentra trabajando con el gobierno de México para controlar el tamaño de la caravana, sus movimientos y “cualquier posible amenaza de seguridad que el contingente signifique en su aproximación a Estados Unidos.


Por ejemplo, los infiltrados anunciaron que el domingo por la noche un grupo de migrantes iba a intentar cruzar por los carriles de un cruce fronterizo cerca de San Diego, por lo que Aduanas y Protección Fronteriza tomaron la decisión de cerrar todos los carriles de las 3 de la mañana a las 6 horas. Sin embargo, este “violento ataque” nunca se llevó a cabo.

Leer: Y en la frontera México-Estados Unidos, reabren la garita de San Ysidro Tijuana 

De acuerdo con John Cohen, exsubsecretario de inteligencia en el Departamento de Seguridad Nacional, lo que es preocupante es que los recursos de seguridad se están designando para pagar a informantes, colocar oficiales en la región, para monitorear comunicaciones de los ciudadanos no estadounidenses, etc. Sin embargo, esos recursos tendrían que ser enfocados en frustrar amenazas terroristas, tiroteos en masa, etc.

El exfuncionario señaló que a pesar de que la caravana es un problema logístico y humanitario en sí, no tendrían que destinarse tantos recursos si la mayoría de migrantes quieren presentar legalmente la solicitud de asilo. Afirmó que es “difícil de creer” que el mayor riesgo para la nación venga de esta caravana.

Incluso, NBC refiere que no se sabe cuánto dinero está gastando Estados Unidos para frenar la caravana migrante a toda costa.