Pues no fue sólo para que enfrentara a la justicia de Suecia. Luego de darse a conocer que la policía británica detuvo a Julian Assange, se informa que las autoridades de Estados Unidos buscan su extradición para fincarle al fundador de Wikileaks cargos por conspiración.

De acuerdo con The Guardian, tras la detención de Assange –ejecutada luego que el gobierno de Ecuador le retirara el asilo diplomático que desde 2012 le ofreció– el gobierno de Estados Unidos dio a conocer su acusación contra el también periodista.

El Departamento de Justicia norteamericano señala que Assange conspiró con Chalsea Manning (exmiembro de la Inteligencia de EEUU) para ingresar a una red secreta de computadoras del Pentágono, con el objetivo de obtener documentos clasificados que a la postre el líder de Wikileaks difundió por medio de su plataforma.

Julian Assange

Foto: Especial

Aunque en primera instancia las autoridades británicas se limitaron a señalar que Assange fue arrestado por agentes del servicio de Policía Metropolitana por una orden emitida por la Corte de Magistrados de Westminster el 29 de junio de 2012, “por no ponerse a disposición de la corte”, horas después, la Scotland Yard confirmó que el fundador de Wikileaks “fue arrestado por solicitud de la autoridades de Estados Unidos“.

Según indica el diario inglés, de ser encontrado culpable, Assange podría pasar hasta cinco años en prisión… sin embargo, hay que tomar en consideración que, en manos de la justicia norteamericana, podrían fincársele más cargos, ya que existen señalamientos de que el australiano tuvo que ver en la trama rusa en que está envuelta el presidente Donald Trump.

Ahhhh, bueno… si ayudó a Trump a llegar a la presidencia (con el Rusiagate), entonces le conviene llegar a suelo “amigo”, ¿no? Pues… no tanto, ya que el gobierno de Estados Unidos deberá hacerse valer por el robo de cables diplomáticos de 2010, cuando Hillary Clinton era secretaria de Estado. De hecho, hay que señalar que por este hecho es que Assange comenzó a huir, para terminar como inquilino de la embajada de Ecuador en Londres, donde se le brindó asilo diplomático desde 2012.

Para sostener las acusaciones contra Assange, fiscales del estado de Virginia señalaron que en conversaciones el fundador de Wikileaks animó a Manning para aprovechar las licencias con las que contaba como miembro del equipo de Inteligencia y extraer información privilegiada del Pentágono.

Recordemos que Chelsea Manning (antes conocida como Bradley Edward Manning) pasó un tiempo en prisión por haber filtrado documentos relacionados con la guerra de Afganistán a Wikileaks. Aunque por este hecho, considerado como un acto en contra de la seguridad nacional, Manning pudo haber pasado hasta 35 años tras las rejas, recibió la conmutación de la pena por parte del entonces presidente Barack Obama.

De hecho, la liberación de Manning fue uno de los últimos actos como gobernante del primer presidente de color en Estados Unidos, ya que este gesto fue realizado en los últimos días de su administración.