Un día después de la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, el Departamento de Estado de Estados Unidos solicitó al personal diplomático no esencial que salga de territorio venezolano pues cuestiones de seguridad.

Dicha alerta también va para los ciudadanos estadounidenses que se encuentren de viaje o residiendo en el país latinoamericano. Se advierte que las protestas podrían continuar durante el resto de la semana por lo que se pone a servicio la embajada de Estados Unidos para atender cualquier emergencia.

Este mismo día el presidente Nicolás Maduro ordenó el cierre de la embajada de Estados Unidos en Venezuela, así como la expulsión de todo el personal consular.

Ante esto, el secretario de estado estadounidense, Mike Pompeo, afirmó que no se va a reconocer la autoridad de Maduro para romper las relaciones diplomáticas, sino la del presidente interino, Juan Guaidó. Este último solicitó al personal no salir de Venezuela.

Por su parte, el vicepresidente Mike Pence señaló que espera que Maduro acepte una “transición pacífica de poder y que acepte la voluntad del pueblo”.


Recordemos que fue el día de ayer cuando el presidente Maduro anunció el rompimiento de relaciones con Estados Unidos debido a que no quieren regresar al “siglo XX del imperialismo gringo”. Y por si las culpas no fueron bien repartidas, el mandatario señaló a los medios de comunicación internacionales de una manipulación mediática para “censurar al pueblo venezolano”.