En el contexto de la reunión del G-20, este viernes Estados Unidos anunció la imposición de sanciones en contra del hijo del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Esto implica que Nicolás Ernesto Maduro Guerra tendrá congelados cualquier tipo de activos que tenga en territorio nortemaericano, ya no tiene visa y tiene prohibido realizar transacciones financieras o comerciales con instituciones estadounidenses.

De acuerdo con el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, la principal razón de aplicar estas sanciones es porque el hijo de Maduro pertenece a la Asamblea Nacional Constituyente, misma que tiene el objetivo de “reescribir la constitución venezolana y disolver las instituciones estatales venezolanas”.

Además, destaca que Maduro Guerra participó en “esfuerzos de propaganda y censura”, por lo que se ha beneficiado de las actividades de su padre y de su esposa, Cecilia Flores.


En la Asamblea Constituyente, Maduro Guerra afirmó que si quisieran “los fusiles llegarían a Nueva York”, sin embargo aclaró que “nunca han sido gente de guerra”.