¿A qué hora quedamos que empezaba el diálogo pacífico en Venezuela? Porque tenemos aquí a un alto funcionario de Estados Unidos que se le están cociendo las habas por regalarle a Maduro un viaje a la playa. La cosa es que amenazó con mandar al todavía presidente venezolano con un one-way ticket a Guantánamo, Cuba, donde los gabachos tienen una famosa prisión militar para sospechosos de terrorismo.

Tal vez recuerden al amable funcionario que le hizo esta oferta a Nicolás Maduro como el “bigotitos de morsa” que se le chispoteó una anotación en su cuaderno que hablaba sobre intervenir militarmente en Venezuela. Hablamos de —nada más y nada menos— John Bolton, el asesor de seguridad nacional de Donal Trún.

“Ayer tuiteé que le deseo un retiro largo y tranquilo en una bonita playa lejos de Venezuela. Y cuanto antes aproveche esa oportunidad, más probable será que pueda tener un retiro agradable y tranquilo en una playa bonita en lugar de estar en otra zona playera como la de Guantánamo”, mencionaba en funcionario en una entrevista de radio, haciendo referencia a este mensaje que salió de sus redes sociales.

El chascarrillo de Bolton que casi no dejó sudando de nervios a los presentes venía después de que le preguntaron si Maduro se enfrentaba a un “mal final” como otros líderes políticos que murieron ejecutados. Después del comentario, EFE y El País buscaron a algún portavoz del controvertido funcionario de Estados Unidos para ver si podía hacer alguna aclaración pero ya no quisieron hacer más comentarios.