Recientemente (el lunes pasado de acuerdo a medios locales) un grupo de estudiantes mexicanos fueron detenidos por las autoridades migratorias de Israel por trabajar con visas de estudiante y no con visas de trabajo.

Son estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, de la Universidad Autónoma de Guerrero, de Toluca, de Chihuahua y del Estado de México.

Ante esta situación, la Secretaría de Relaciones Exteriores informó que ya se brinda asistencia al grupo de jóvenes manteniendo contacto directo, asesoría y acceso a servicios de salud.


La Secretaría explicó que los estudiantes salieron del centro de detención y fueron trasladados a “instalaciones adecuadas” en lo que se termina con el proceso administrativo y legal.

En este sentido, el embajador de México en Israel explicó que los 15 estudiantes siguen bajo custodia hasta el momento pero que están en buenas condiciones.

Presuntamente fueron víctimas de abusos laborales (e incluso esclavizantes) mientras se encontraban en un intercambio escolar y fueron obligados a trabajar con jornadas de hasta 9 horas al día.


De acuerdo con los testimonios, la empresa en donde realizaban sus prácticas profesionales los explotaba laboralmente en dos hoteles de la ciudad de Eliat.

Pero ¿qué hacían en Israel? 

A principios de febrero, la Universidad Autónoma de Chihuahua anunció que ocho estudiantes viajarían a Israel como intercambio estudiantil para realizar prácticas profesionales en ciencias culinarias, turismo y servicios de hospitalidad.