Evo Morales: De la esperanza boliviana, al fraude electoral y la ‘renuncia obligada’

Evo morales presentó su renuncia como presidente de Bolivia este domingo, luego de que las Fuerzas Armadas le pidieran dejar su cargo ante el incrementó de las manifestaciones y el descontento por un aparente fraude en las elecciones del pasado 20 de octubre, donde Morales se reeligió como jefe de Estado para un cuarto mandato.

¿Pero cuándo comenzó su historia  en la presidencia de Bolivia? Evo Morales fue elegido presidente de Bolivia en 2005, con el 54% de los votos en su favor, y toma el poder a principios de 2006. Dos años se realizó un referendo con la intención de revocar su mandato, pero se impuso a éste con un 67% de aprobación. En 2009 fue reelegido como presidente con un 60% de la votación, dejando claro que su aprobación iba en aumento, y con ese mismo porcentaje, logra reelegirse una vez más en 2015.

Evo Morales, de su primera elección a su renuncia

Foto: Getty images

El aparente fraude

El pasado 20 de octubre fueron celebradas nuevas elecciones en medio de una gran polémica, pues una consulta ciudadana previa indicaba que gran parte de la población estaba en contra de que Evo se postulara nuevamente a la presidencia de Bolivia.

Para ganar la elección nuevamente, Evo necesitaba superar el 50% de la votación, o bien, superar el 40% y estar diez puntos arriba de su más cercano competidor. Cerca de concluir el conteo rápido, Evo contaba con un 45% y Carlos Mesa registraba el 38% de la preferencia, por lo que si bien Morales tenía ventaja, sería necesaria una segunda vuelta electoral.

Sin embargo, ese recuento fue suspendido y los resultados se retrasaron por motivos que hicieron pensar a la gente que se estaba preparando el escenario de un fraude electoral. Los resultados que se dieron conocer después por el Órgano Electoral Plurinacional anunciaron triunfo de Evo, el cual fue confirmado después por el Tribunal Supremo Electoral. De acuerdo con la información final, Morales obtuvo un 47% de los votos contra el 36% de Mesa.

El descontento social estalló y la gente salió a las calles para reclamar por lo que consideraron un descarado fraude electoral. Días después, la Organización de Estados Americanos (OEA) informó que hubo muchas irregularidades en la elección y consideró como “altamente improbable” que Evo ganara la presidencia en la primera vuelta electoral, luego de una profunda auditoría.

Evo Morales, de su primera elección a su renuncia

Foto: AFP

Ante esa situación, el presidente convocó a nuevas elecciones para “bajar la tensión”, pero las Fuerzas Armadas consideraron insuficiente esta acción para calmar el descontento social. “El golpe de Estado se ha consumado”, dijo el vicepresidente Álvaro García Linera, quien también anunció su renuncia junto a la de Evo Morales.

Apenas se hizo pública la renuncia del presidente de Bolivia, la gente en comenzó a celebrar en las calles.

¿Y qué sigue para los bolivianos?

Según lo que marca la Constitución de Bolivia, Adriana Salvatierra Arriaza, presidenta del Senado, sería la persona que se quedaría el frante del Estado tras la renuncia de Evo Morales, pero ella también dimitió –por ahora, verbalmente– junto al presidente y vicepresidente. Por lo tanto, sería la senadora Jeanine Áñez Chávez la persona que se quedaría al frente del Estado, pues ella sumiría la presidencia del Senado, al menos mientras se anuncian nuevas elecciones o se determina otro procedimiento para elegir a un nuevo presidente.

Evo Morales, de su primera elección a su renuncia

Foto: Gett images