Picasso fue uno de los principales representantes del cubismo y uno de los pintores más importantes de su época y podríamos decir que también de la actualidad.

Sus cuadros están en diferentes lugares del mundo, por lo que su obra es fácil de apreciar en una gran variedad de museos.

Sin embargo, hace cinco años inició en Francia un caso en el cual se le confiscaron alrededor de 180 litografías, collages y pinturas a un electricista de nombre Pierre Le Guennec, quien aseguraba que Picasso se las había regalado.

Le Guennec y su esposa Danielle, sostienen que en 1970 el pintor español o su esposa (no recuerdan) les dieron estas obras de arte, cuando Pierre comenzó a trabajar como empleado de mantenimiento del pintor. El hombre sostiene desde el primer día del proceso que “Picasso tenía absoluta confianza en mí, quizá por mi discreción, él y su compañera me llamaban primito”.

PierreLeGuennec_1778100c

Pierre tuvo durante años guardadas las obras en su garage, nunca se han mostrado al público y si se prueban que fueron robadas, podrían pasar cinco años en prisión y una multa de 375 mil euros.

Todo comenzó en el 2010, cuando Le Guennec quiso asegurarse de que las obras se mantuvieran en su familia, por lo que viajó a París para que las valuaran y en ese momento fueron confiscadas por la policía. El problema es que es difícil encontrar pruebas fehacientes de hace 40 años y que la mayoría de los testigos del “regalo”, ya han muerto.

***Vía: La Jornada