¿Un caso que podría abrir el debate sobre la eutanasia? Podría ser… aunque lo ocurrido con el exalcalde de Canatlán, Durango, Eugenio Rodríguez, tiene tintes criminales, tanto que hasta hay de por medio una orden de restricción y vigilancia.

Según reporta El Universal, la esposa de Rodríguez fue aprehendida por las autoridades luego de ingresar al área de terapia intensiva del Hospital número 1 del IMSS e intentar desconectar al exedil que desde hace dos años fue hospitalizado debido a la esclerosis lateral amiotrófica que sufre.

Por este hecho, el exalcalde de Canatlán será custodiado por las autoridades y, en lo que respecta a su esposa (identificada como Nora Lucila “N”) quedó bajo resguardo de las autoridades, con la posibilidad de enfrentar cargos por homicidio  en grado de tentativa…

Y hasta aquí el caso podría despertar comentarios del tipo “Pobre mujer, no aguanta ver a su marido sufriendo… por eso lo hizo”, sin embargo, hay un extra que hace de este caso no tan digno de película… bueno, quizás sí, aunque más un thriller y no algo melodramático.

De acuerdo con El Sol de Durango, desde 2016 existe una denuncia contra la esposa de Eugenio Rodríguez. Según los familiares del exalcalde, Nora Lucila en diversas ocasiones hizo ingerir raticida (en pequeñas raciones, claro) a su marido, lo cual motivó su hospitalización… además, para terminar con el trabajo, ingresó al hospital y golpeó al susodicho, causándoles diversas lesiones.

Por todo lo anterior, la familia de Rodríguez ya había advertido que Lucila Nora “N” volvería a intentar causar daño al afectado… y dicho y hecho.

¿Entonces ya contaba con escoltas?, ¿cómo las evadió?, ¿cuál es el proceso que sigue?… si se sabe lo del raticida, ¿Por qué la mujer sigue en libertad? Muchas preguntas que deja este caso y a todas ellas quiso dar respuesta El Sol… sin embargo, las autoridades de la Fiscalía General del Estado no quisieron brindar información y ni modo.

Caso “similar”: La decisión de María Carrasco

Definitivamente el caso del exalcalde de Canatlán no ayudaría mucho al debate sobre la eutanasia… al menos no al nivel que lo que recientemente se dio a conocer en España, donde un ciudadano fue detenido luego de ayudar a morir a su pareja, la cual -al igual que Eugenio Rodríguez- sufría de esclerosis, aunque en grado múltiple y en fase terminal.

De acuerdo con El País, Ángel Hernández, de 70 años, aceptó haber suministrado pentobarbital sódico a su esposa, María José Carrasco, quien fue víctima de esclerosis por más de 30 años. “He declarado todo lo que hice por mi mujer y ahora me encuentro afectado y asumiendo su fallecimiento. Los funcionarios y la Policía han empatizado conmigo, se han portado muy bien y estaban de acuerdo conmigo; me lo han dicho expresamente”, declaró Hernández, luego de quedar en libertad sin medidas cautelares… Aunque todavía está bajo investigación judicial, en la cual se analizará el video difundido en redes, en el que se puede ver cómo fue el suicidio asistido de Carrasco. “Siempre ha dicho que no iba a hacerlo de forma encubierta, que quería darle luz al tema”.