Foto: Cuartoscuro

Tras la explosión del ducto, Profepa determina “daños irreversibles” en el suelo de Tlahuelilpan

Tras analizar el área, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) determinó que los niveles de contaminación del suelo en donde ocurrió la explosión de la toma clandestina en Tlahuelilpan, Hidalgo, están por arriba de los límites establecidos de hidrocarburos en suelos.

Por medio de un comunicado, se informó que la mayor concentración de hidrocarburos se detectó en el área del canal de riego, pero en la zona de parcelas o sembradíos se detectaron niveles de contaminación que no rebasan los límites máximos.

¿Y qué se encontró?

El suelo del área tiene hidrocarburos totales del petróleo en su fracción ligera y BTEX (benceno, tolueno, etilbenceno y xileno).

En este sentido, los especialistas explicaron que el suelo es capaz de admitir una serie de alteraciones que pueden ser asimiladas siempre y cuando no rebasen los límites de su propia capacidad.

Sin embargo, durante años se pueden presentar en el suelo contaminantes “persistentes e irreversibles”, situación que podría causar graves perturbaciones en los vegetales y los animales que los consuman.

De igual manera, en la disminución del rendimiento de los cultivos, la contaminación de las aguas superficiales, así como las freáticas.