Tras el suicidio del expresidente de Perú, Alan García, se reveló que dejó una carta señalando su inocencia ante las acusaciones de corrupción en el caso de Odebrecht.

Durante su funeral, la hija del exmandatario leyó frente a los asistentes el texto. Explicó que había tomado la decisión de quitarse la vida para no sufrir la “injusticia” de ser detenido y que en todo momento cumplió con su misión como político y gobernante de su país.

Igualmente se refiere a sus adversarios, a quienes deja su cadáver como “muestra de desprecio” y advierte que ellos fueron quienes optaron por la estrategia de criminalizarlo durante más de 30 años y “nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones”.

Recordemos que el expresidente se disparó en la cabeza en el momento en que la policía llegó a su casa para ejecutar una orden de aprehensión en su contra. Tras ser llevado de emergencia al hospital y sufrir tres infartos mientras recibía atención médica, el exmandatario falleció.

Estaba bajo investigación por presuntos sobornos de la constructora brasileña Odebrecht. Supuestamente, por las licitaciones que había facilitado a la empresa recibió sobornos que están relacionados con la construcción de un tren para la ciudad de Lima.