Por Beatriz Acevedo
En respuesta a una necesidad del campo

El trabajo en el campo debe entenderse como lo que es: una de las labores más nobles que puede desarrollar el ser humano a lo largo de su vida productiva, que sobrepasa barreras de edad y de género. La trayectoria, logros y cúmulo de saberes ancestrales que van pasando de generación en generación, entre familias y comunidades enteras, tienen verdaderamente un valor incalculable.

En el esquema productivo del campo mexicano interactúan una diversidad de factores socioambientales: las propiedades físico-químicas de los suelos; los requerimientos agroecológicos de los cultivos; la defensa del territorio; las luchas por el agua y posesión de los predios; los usos y costumbres; la domesticación de las semillas; los atropellos desde los sectores gubernamentales y las grandes transnacionales; la inseguridad social; la discriminación de género; la diversidad lingüística; la crisis climática; las dificultades de la cosecha y su distribución; las afectaciones por plagas y virus; las sequías y heladas extremas; el acceso a tecnologías amigables con el medio ambiente; las posibilidades de capacitación y hasta los esquemas de comercialización. En suma, definen un panorama verdaderamente complejo e imposible de percibir para cualquiera, cuando compramos algún producto fresco o en conserva artesanal.

El rango de edad que caracteriza a quienes trabajan el campo, no está precisamente definido por jóvenes; muy por el contrario, la principal aspiración de quienes radican en las zonas agrícolas es migrar a las grandes urbes, buscando una serie de oportunidades de estudio y empleo, que en definitiva no les resulta fácil encontrar en sus lugares de origen.

En ese escenario resulta por demás valioso fomentar la capacitación y el emprendimiento entre los jóvenes para el desarrollo de productos artesanales, orgánicos y amigables con el medio ambiente, dentro de sus mismas comunidades, generando un efecto multiplicador de bienestares. Es un esquema de reinversión local, que fomenta el crecimiento socioeconómico de sus familias y comunidades; además, facilita otros modelos de comercialización sin intermediarios; a su vez, eso favorece recuperación progresiva de su inversión en tiempo y recursos financieros.

Esa noble labor es la que ha desarrollado el proyecto liderado por Magaly Cañaveral Morales, una valiente mujer emprendedora que persigue apoyar, desde sus bazares y eventos agroculturales, a jóvenes productores de distintas comunidades agropecuarias, ofreciéndoles un espacio para dar difusión y comercialización de productos artesanales, fruto de un sinfín de empresas familiares y 100% mexicanas.

Acerquémonos hoy a conocer su historia, retos y logros para fomentar el comercio justo con perspectiva de género y amigable con el medio ambiente.

¿De dónde surgió el proyecto Afán Creativo?

Afán Creativo nace de la necesidad de brindar espacios donde la comunidad emprendedora pueda ofrecer al público en general sus productos fomentando el consumo responsable. Tiene su origen en la trayectoria y labor realizada con Jóvenes Productores Agropecuarios de México a la Vanguardia, A.C. (en adelante JPA), llevando directamente en los centros de consumo todas las marcas de las empresas familiares desarrolladas por JPA.

JPA fue fundada como una organización sin fines de lucro al servicio del sector rural con el objetivo principal de fortalecer la economía y el bienestar social de la población que habita ahí; principalmente, a los habitantes de las zonas económicas especiales, mujeres y hombres jóvenes, indígenas y migrantes, así como ayudar al desarrollo social a través de programas y proyectos integrales de capacitación, certificación en competencias laborales y consultoría.

Con sus programas de formación, capacitación, consultoría y certificación en competencias laborales para las y los jóvenes, técnicos y profesionales del campo, han contribuido a aumentar y mejorar la intervención en el medio rural, ya que proporcionan elementos teóricos y metodologías para el desarrollo de habilidades, aptitudes y destrezas.

¿Qué alcances tiene Afán Creativo?

En una amena y sencilla entrevista su directora general y fundadora, Magaly Cañaveral, nos narra que están incorporados y reconocidos ante la International Project Management Association. 

Asimismo, se distinguen con varios estándares de competencia reconocidos por el Centro de Evaluación Nacional Autorizado por el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de la Competencia Laboral (CONOCER), tales como:

  • EC0020 Formulación del diseño de proyectos de inversión del sector rural.
  • EC0076 Evaluación de la competencia de candidatos con base en estándares de competencias.
  • EC0217 Impartición de cursos de formación del capital humano de manera presencial grupal.
  • EC0439 Facilitación de procesos de desarrollo participativo comunitario para la seguridad alimentaria.
  • EC0308 Capacitación presencial a servidoras y servidores públicos en y desde el enfoque de igualdad entre mujeres y hombres. Nivel Básico.
  • EC0539 Atención presencial de primer contacto a mujeres víctimas de violencia de género.
  • EC0818 Facilitación de procesos de innovación de mejora competitiva con personas, grupos sociales y organizaciones económicas.

Su modelo está basado en la incubación transferible, reconocido por la Secretaria de Economía como Red de Incubadoras.

Los logros de Afán Creativo

A través de la participación en diferentes programas gubernamentales a nivel federal y local, Afán Creativo se ha dedicado a firmar convenios de cooperación con el fin de contribuir a la reactivación económica, apoyando siempre a la comunidad de jóvenes emprendedores; especialmente, se enfocan sólo en lo hecho en México. Con ello, buscan fomentar el comercio justo y consumo local responsable.

camp mexicano

Emprendimiento de bebidas típicas artesanales con apego y respeto al medio ambiente.
Foto cortesía de Afán Creativo.

En 2016 participaron en el 2˚ Congreso Internacional de Ingenierías del Instituto Tecnológico de Milpa Alta II, como un organismo colaborador del Componente Arraigate y Ser Joven de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), del cual surgió uno de sus primeros convenios de colaboración, en pro de los jóvenes de Milpa Alta.

Fueron seleccionados por 2 años consecutivos como Agente Técnico del Programa “Jóvenes Ecosol” del Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE) para 2017 en el Estado de Chiapas y 2018 en el Estado de Michoacán, donde lograron capacitar 30 proyectos productivos, cada uno conformado por 5 integrantes de 18 a 29 años, con el fin de seleccionar a los 3 más destacados, quienes  alcanzaron gracias a la asesoría del equipo de Afán Creativo, un financiamiento nada despreciable de $190,000 pesos.

El gobierno de la Ciudad de México a través de su Instituto de la Juventud les otorgó el Premio de la Juventud de la Ciudad de México en 2019, dentro de la categoría Fomento a la Economía Local.

Las dificultades en el camino

Frente a los logros alcanzados, si nos acercamos a ver el lado humano de la mujer emprendedora que está detrás de este noble proyecto, nos encontramos con quien ha tenido que vencer cuestionamientos familiares y discriminación de género.

afán creativo

Desarrollo de ropa y accesorios con bordados hechos a mano por artesanas emprendedoras.
Foto cortesía de Afán Creativo.

Para Magaly Cañaveral no existe mujer que no haya sido víctima de acoso en el mundo de los emprendedores, normalmente dominado por hombres. Lograr desempeñarse con éxito en las labores de una mujer emprendedora a la par de enfrentar los retos de la maternidad, sin duda alguna, ha sido uno de los principales retos.

Ante la pandemia actual, al igual que cualquier otro sector de la economía, se vió obligada a desarrollar con esfuerzo su línea de cosmética natural en línea, obteniendo grandes logros llegando incluso a aumentar su red de distribuidores a nivel nacional.

Frente a la crisis se topó con la cada vez mayor competencia del comercio informal y la falta de insumos, tales como envases y subida de los costos de envío en servicios de paquetería. Una vez liberados los espacios para la reactivación económica, emprendió de nuevo el reto de sacar adelante los bazares y festivales agroculturales, apoyando además al sector artístico que también obviamente se vio afectado por la pandemia.

Es así como hoy cerramos esta colaboración invitándoles a visitar, disfrutar y consumir responsablemente, apoyando siempre el comercio justo durante el Festival Gastronómico y Artesanal que tendrá lugar los 28 y 29 de agosto 2021 en el Huerto Roma Verde, para así ser testigos de cómo se puede, trabajando en equipo, lograr superar las adversidades que económicamente nos ha traído a todos la pandemia.

*****

Beatriz Acevedo es geógrafa, especialista ambiental, promotora de la cultura ambiental, a través del arte, la cultura y el cine documental.

Twitter: @ConSentidoVerde

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook